Cómo masturbar a un hombre para que cuando acabe no sepa ni su nombre

Fui a un taller de dos horas para conocer, de forma teórica, la anatomía masculina y practicar con un pene de silicona cómo producir placer

En la parte delantera de la sala cinco penes de silicona se apoyan unos contra otros encima de unas colchonetas azules. En la pantalla, una proyección gobierna el espacio: "felación y masturbación masculina". Estoy en Sex Academy, una academia donde ofrecen una amplia variedad de cursos y talleres relacionados con la sexualidad y en cómo es posible disfrutar al máximo de nuestro cuerpo y del sexo con otras personas. Este es el motivo por el que estoy aquí. He venido a aprender a masturbar a un hombre y a hacerle una felación en condiciones. No soy la única. Me acompañan otras cinco mujeres más adultas. La primera parte del taller, que dura dos horas, es teórica, la segunda parte es práctica. Aprenderemos, con esos penes de silicona, cuáles son las zonas que hay que estimular y cómo estimularlas usando la lengua, los labios, los dedos, las manos e incluso los pies.

Guillermina Torresi - Sex Academy

El taller está guiado por Lydia Parrilla Muñoz, psicóloga, sexóloga y directora de Dupla un espacio especializado en la terapia sexual y de pareja. Al principio el ambiente es un poco embarazoso, somos desconocidas que venimos a aprender cómo chupar un pene y es un poco hace raro. Nos presentamos y hablamos sobre los motivos que nos han traído a realizar este taller y nuestra relación con la sexualidad. Descubro que varias de las mujeres que me acompañan exploran este campo por primera vez y algunas de ellas incluso se sienten incómodas profundizando en estos temas que deberían ser mucho más naturales de lo que lo son.

Anatomía, parte primera

Como para cualquier práctica sexual es necesario recalcar la importancia que tiene el uso del preservativo. Así es como lo es para el sexo oral ya que cualquier tipo de E.T.S. puede ser transmitida por esta vía. Es en esta primera parte donde la experta nombra el cada vez más conocido dental dam. Se trata de una delgada lámina cuadrada, generalmente de látex, utilizada en odontología para aislar el sitio operatorio del resto de la boca. En la actualidad estas barreras se usan entra la boca y la vagina o el ano durante el sexo oral. Estas láminas pueden conseguirse en las farmacias y en el caso de no encontrarlas puedes adaptar un condón a esta forma. 

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Después de una introducción más general pasamos a conocer el pene y todas sus zonas más concretas. A medida que hacemos un recorrido por todas sus partes, vamos aprendiendo distintas maneras de estimularlas e incluso cuáles son los rincones más sensibles. Aunque es cierto que, naturalmente y después de cierta experiencia, vas aprendiendo dónde y cómo debes tocar, aunque cada persona es diferente. Comenzamos por el glande, la parte más sensible de todo el pene, diríamos que es como el clítoris masculino. Cerca del glande se encuentra el frenillo. Ambas partes deben estimularse suavemente o bien con los dedos, la mano, la lengua o los nudillos. 

Guillermina Torresi - Sex Academy

Para toda la másturbación es sumamente necesario que la zona esté perfectamente lubricada, la sequedad puede generar el efecto contrario: cero placer. Después de hablar del glande, pasamos al tronco, sobre el que hay que ejercer una presión media. Las zonas que rodean la base del tronco, es decir, el espacio que hay entre los testículos y la base, así como los lados (los que se unen a los muslos), son también sensibles y estimularlos hará que el deseo aumente. A partir de ahí pasamos al perineo, la zona que se une con el ano, la cual debe ser uno de los principales focos a masajear y estimular, ya que incluso puede hacer que renazca una erección. Y cómo no, para terminar con las zonas hablamos del ano. Zona donde se encuentra el punto P del hombre: a unos 7 centímetros de la entrada.

Masturbar así

Estimular la próstata puede hacer que el hombre llegue a unos niveles de placer sexual inimaginables. Es por ello que casi siempre se anima a experimentar personalmente esta zona quitando todos los tabús que giran en torno al ano. Vaya, que si eres hombre heterosexual también puedes llegar a la excitación —e incluso al orgasmo—  estimulando el ano. En cuanto a la masturbación en general, recogí siete puntos que me parecieron fundamentales a tener en cuenta.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Qué es la masturbación?¿Es un sustituto del sexo? 🍆💦 Y…. ¿Qué es una felación? . ❤¿Es seguro el sexo oral con hombres? ❤ Dental Dam Condones . ✨ Anatomía masculina ✨ Pene Glande Tronco Prepucio Frenillo Escroto Perineo Ano . Masturbación masculina: Recomendaciones Masturbación masculina: Paso por paso Felación: Recomendaciones Felación: Paso por paso 🍆 👌 . 📍Sex Academy Barcelona (C.Bassegoda, 19) 👩🏫 @dupla.psicosex (Psicóloga y Sexóloga) 📆 27.10 (17 a 19h) 💶 35€ 🌐 ¡Haz clic en el link en nuestra bio y reserva ya tu plaza! . . . #felación #masculina #sexy #sexeducation #barcelona #gracia #poblenou #sexed #educaciónsexual #planesbarcelona #timeout #timeoutbarcelona #sexuality #sexualidad

Una publicación compartida de Sex Academy (@sexacademy_) el

1. Lubricantes. Se recomienda usar geles o lubricantes especialmente hechos para las relaciones sexuales ya que la saliva genera sequedad y puede, incluso, causar grietas.

2. Ojos. Gran parte del placer que sienten los hombres viene por lo que ven. La visión les excita, es decir, verte realizando una masturbación o una felación hará que su deseo aumente. Por ello a veces se recomienda vendar los ojos para que sus otros sentidos se potencien.

3. Cuerpo. No hay que enfocar la atención en una zona, debe entrar en juego todo el cuerpo: pezones, pecho, vientre... Y sobre todo, a la hora de masturbar o de hacer una felación hay que estimular la zona pélvica y la zona interna del muslo, suavemente y con paciencia. 

4. Testículos. A la hora de masturbar solemos dirigirnos exclusivamente al pene y al tronco. Lo primero que debemos estimular deberían ser los testículos, jugar con ellos con la yema de los dedos, acariciarlos o apretarlos. Esto, también, depende mucho de la persona.

Guillermina Torresi - Sex Academy

5. Pene. La masturbación más 'clásica', las que los propios hombres suelen realizarse debe no solo dejarse para el final sino que puedes hacerla usando solo los dedos en forma de V, acariciando el glande. Incluso en las zonas que rodean la base puedes utilizar vibradores que están pensados para mujeres (balas vibradoras, vibrador de ondas sónicas...).

6. Perineo. Esta parte, como decíamos antes, debe acariciarse con la yema de los dedos o incluso con los nudillos en el caso de tener las uñas largas.

7. Pies. Todo lo que se ha tratado con las manos también puede hacerse con los pies. La forma de hacerlo es colocándose frente al hombre (él puede estar sentado o tumbado), de esta forma él observará todo tu cuerpo desnudo. Con el pie izquierdo sostienes el pene más o menos estable, cerca de la base y con el derecho (y junto a mucho lubricante) puedes masturbar como lo haría una mano y también con los dedos en forma de V.

Felaciones bien

Disfrutar del sexo oral —de hacerlo o recibirlo— es fundamental en una relación sexual. Esto no quiere decir que sea obligatorio, por supuesto, dentro del sexo nada lo es. Cada persona lo disfruta de una manera diferente. En el taller también hicimos un recorrido por puntos principales a la hora de realizar una felación así como también se habló de cómo hacer (de manera placentera) la famosa garganta profunda.

1. Labios. Una de las principales preocupaciones a la hora de hacer una felación son los dientes, el hecho de rozar con los dientes el pene y poder hacer daño. Es por ello que la experta habló de usar los labios a modo de funda, como moviéndolos hacia adentro.

2. Testículos. También debe estimularse esta zona con la lengua y los labios, puedes lamerlos, girar la lengua alrededor de ellos, besarlos e incluso —depende a quién— dar pequeños mordisquitos. Puedes, además, introducirlos en la boca y jugar con ellos dentro, moviendo la lengua o haciendo una pequeña succión.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Dupla. Psicología y Sexología (@dupla.psicosex) el

3. Chupar. A la hora de realizar la felación en sí, la clásica, lo ideal es acompañar el movimiento con la mano. Para potenciar la felación debes centrar un poco de atención al glande. Así pues, te introduces el pene en la boca, juegas con la lengua sobre el glande y también por la parte del frenillo. A la hora de despegar la boca debes hacer un poco de presión con los labios y una lenta succión. Algo que también es estimulante es arrastrar la lengua por la parte del frenillo, de forma suave con la lengua relajada.

4. Garganta profunda. La experta recomienda no hacer esto en caso de incomodidad o de que no sea placentero. La demanda de personas interesadas en este aspecto era tan alta que decidió dar unas pautas para poder realizarlo sin molestias. El secreto está en la respiración. De alguna manera, cuando tienes el pene entero en la boca, la respiración por la nariz es como si se taponara, hay que concentrarse y permitir que el aire entre por la nariz. Es algo que lleva un poco de entrenamiento. Se recomienda empezar en soledad, usando los dedos poco a poco y luego aguantando más tiempo.

La postura ideal para este último paso debe ser de una manera que la boca se alinee con la garganta. Para ello lo mejor es estar tumbadx boca arriba dejando colgar la cabeza desde el borde de la cama y el hombre colocado de pie detrás. Hay que recalcar que el único placer en este aspecto es el de la visión, tan potencialmente alimentada por la industria pornográfica. Si no te gusta, no lo hagas. Y eso es importante en todos los ámbitos sexuales.