Los que llamáis "juerguistas culpables" no podemos pagar el alquiler

Llevo toda la vida escuchando que la burbuja inmobiliaria va a estallar, pero ni por el Covid... buscar piso sigue siendo la misma humillación de siempre. Aguantad chavales

Llevo un mes buscando piso con mi novio para independizarme. Todo el mundo nos decía que los alquileres habían bajado con la situación actual, que era un buen momento. Mentira. Las ofertas duran menos de 24 horas en idealista y hay tanta gente interesada que parece más un casting que otra cosa. Pisos sucios, precios inflados e inmobiliarias que te piden un riñón para entrar. Sumar a esto la cara que ponen los caseros cuando digo que soy autónoma y que tengo 25 años.

Desde que tengo uso de razón he oído que los alquileres van a bajar, que esto va a acabar explotando y que no se puede seguir así. Bueno, pues sigue así. Hace menos de un mes me topé con esta gráfica del índice de referencia de precios del alquiler en España.

José Luis Ábalos no ha mencionado el objetivo de esta herramienta, pero comenta que nos acerca "a un conocimiento más preciso del alquiler y ayuda a reducir el margen de error en la toma de decisiones públicas". Pero no parece que nadie vaya a poner un tope a los alquileres de momento. Lo cierto es que por 780 euros en Madrid no encuentras una mierda para dos personas. O bueno sí, procedo a describirla: bajos o sótanos sin luz, sin amueblar, sin reformar o preciosos pero de 20 metros cuadrados. 

Sí, claro que podemos encontrar algo majo, pero alejado del centro, por la zona de San Diego, Palomeras (Vallecas) o Los Ángeles y San Andrés (Villaverde), eso sí, interiores y la mayoría sin ascensor. Pero, ¡no te quejes! ¿No querías independizarte? ¿Qué más da que esté a 15 minutos andando del metro más cercano y no tenga luz natural? ¡Son 600 euros!

Mi parte favorita de buscar pisos en Madrid es meter el filtro ‘terraza’ y que todo lo que te aparezca sea cercano a esta imagen:

Idealista

¡Eso es un puto patio, señoría! En fin. Si tener terraza ya parecía antes un privilegio, después de esta pandemia mucho más. Yo me he criado en un ático con vistas a Madrid Rio y esta claro que no es algo que me pueda permitir ahora mismo. Los pisos vecinos con terraza están alquilandose a unos 1300 euros por 50 metros cuadrados y una habitación. Next.

Hace una semana fui a ver un piso que parecía que tenía buena pinta por 800 euros en Urgel (Carabanchel). El portal no parecía muy saludable. Un vecino estaba descalzo fumando en las escaleras. Alejandra no juzgues, me dije. Cinco pisos andando, me recibe una mujer de la inmobiliaria, entramos y tachán: lo que llamaban terraza y tenía unas fotos preciosas resulta que es más bien un ático del edificio que no es mío sino de todos y especialmente de la vecina de enfrente que tiene una bandera de España enorme a modo de toldo. Alejandra, estás juzgando. Obviamente sin amueblar y sucio, TAN sucio que le dio hasta vergüenza a la mujer que lo enseñaba.

Otro piso, un duplex. Venga, vamos a verlo. Lo que llamaban cocina amueblada resulta ser sin nevera, horno, microondas ni lavadora. La escalera de caracol para el piso de arriba estaba en medio del salón y cuando salimos estaba la policía en el portal buscando a uno para la condicional. Todo por 900 euros.

Parece que estoy exagerando pero qué va. Por no hablar de que todas las agencias estas que gestionan los pisos te piden un riñón para entrar, el mes en curso, dos de fianza, el de honorarios y yo que sé más.

Pero entre tanta miseria hay un poquito de luz. He encontrado pisos que arrendan particulares a un precio justo, bonitos y limpios. El problema de estas maravillas es que mucha gente está detrás y ahí aparece el problema de ser joven y autónoma, que no me eligen.

Que sí, que algunos alquileres están bajando (no lo suficiente). Si al principio del confinamiento se vislumbraba un descenso del PIB cercano al 5%, ahora el desplome ronda el 10%. Pero todo hace pensar que en lo barrios obreros, si se produce una bajada, será muy comedida. Las zonas en las que más bajarán serán aquellas en las que el alquiler turístico ha hecho que los precios se hinchasen, como todo el centro de Madrid, pero ni así se han vuelto accesibles esos pisos. Tengo esperanza, de hecho en un mes he visto cómo ha cambiado la situación, pero da rabia.

A los jóvenes nos viene de nuevo un época de esplendor. De trabajos aún más precarios, desempleos, de cambios e incertidumbre y de una sociedad que nos señala como juerguistas culpables. Aguantad chavales. Estamos cerca de la independencia y de trabajar en lo que hemos estudiado. O al menos esto me digo por las noches.

CN