Soy hombre y esto es lo que debería hacer durante la huelga de mujeres del 8M

Aunque te pueda parecer que la huelga feminista de este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, no va contigo, te estás equivocando. Y mucho. Conquistar la igualdad es cosa de todos y, aunque el llamamiento a secundar los paros está dirigido a las mujeres, tú también puedes contribuir para que esta jornada logre su objetivo de visibilizar los huecos que dejan las mujeres cuando dicen ‘basta’. Basta a la desigualdad, a la brecha salarial, al techo de cristal, a que no se les reconozcan las mil y una labores domésticas y no remuneradas que, a fecha de hoy, todavía recaen sobre sus espaldas y ante la mirada indiferente de sus parejas masculinas. Esa mirada que es cómplice y partícipe del único problema que denuncian: la falta de igualdad entre hombres y mujeres en pleno siglo XXI.

Pero, para que entiendas claramente hasta qué punto debes ser activo el 8M, te explicamos en qué consiste la huelga feminista y cuál debe ser tu papel en ella, tanto si decides participar en la huelga o las manifestaciones, como si no. A pesar de que, para que pudiera ser legal, los cuatro principales sindicatos (CC.OO, UGT, CNT y CGT) hayan convocado a todas y todos los trabajadores, la Comisión 8M insiste que deben ser las mujeres las que asuman todo el protagonismo del parón. “El papel de los hombres en esta huelga debería ser secundario. Nuestra principal misión debe ser esforzarnos en asegurar que el mayor número de mujeres posible pueda encontrar el tiempo necesario para acudir a las manifestaciones y todos los actos que se convoquen”, explica el portavoz de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE), Alejo Durán.

El activista nos invita a asumir todas aquellas funciones que normalmente hacen las mujeres sin que la sociedad las valore. Desde hacernos cargo de los hijos, ancianos y/o personas dependientes a nuestro cargo si las tenemos, a cubrir a las compañeras en el ámbito laboral o defender su derecho de secundar la huelga durante las 24 horas que solicitan sus organizadoras a pesar de que algunos sindicatos hayan querido limitarla a solo dos. “En realidad eso debería ser así los 365 días del año, pero sería un buen día para empezar”, apunta.

Por su parte, para el psicólogo, agente de igualdad y activista feminista, Rubén Sánchez, la participación de los hombres el 8M es tan importante que se ha tomado la molestia de escribir unas indicaciones para todos aquellos que no se dan por aludidos. Él también insiste que la principal misión de los hombres debería ser de ‘cobertura’ y apoyo tanto en el ambiente laboral, estudiantil o doméstico y, en caso de querer participar en las manifestaciones, hacerlo con discreción. “No grites más fuerte que las compañeras, no cojas el megáfono, no lleves banderas ni pancartas, sitúate en la parte final o en un costado y jamás en primera fila”, señala Sánchez que, además, invita a todos los hombres a evitar el mansplaining con el tema de la huelga.

El psicólogo cree que es un buen momento para que todos empecemos a cuestionarnos.Tenemos que responsabilizarnos como hombres de la violencia que ejercemos contra las mujeres (feminicidios, violaciones, acoso... con unas cifras escalofriantes), contra otros hombres (peleas, agresiones) y hacia nosotros mismos (conductas autodestructivas, dejadez, consumo de tóxicos, temeridad al volante, conducta delictiva), tenemos que gestionar nuestras propias emociones, comprometernos a denunciar y señalar el machismo, de renunciar a nuestros privilegios como hombres en una sociedad machista”, sentencia Sánchez.

Por tanto, con la huelga feminista del Día Internacional de la Mujer —que está convocada en 41 países— lo importante es reflexionar profundamente sobre un hecho tan aplastantemente sencillo como que si ellas paran, se para el mundo. Y eso, lo quieras o no, te incumbe directamente a ti y a todos los hombres del planeta. “Después de 5.000 años de patriarcado queremos construir una sociedad donde las mujeres sean por fin libres, libres de todo tipo y forma de violencia machista”, resume Sánchez mientras que Durán lo simplifica en una máxima tan directa como "la desigualdad de género no solo afecta a las mujeres, sino a todos porque todas y todos somos parte de una misma sociedad". 

Así que ya sabes: el 8M párate tú también y escucha, los hombres tenemos mucho que reflexionar y 365 días para demostrar.