El hermano de Pablo Escobar lanza un móvil plegable que promete evitar el espionaje de los gobiernos

El smartphone Escobar Fold 1 es capaz de plegarse por la mitad y podrá adquirirse en las versiones de 128 GB y 512 GB

Quién se podría imaginar hace unos años que el nombre de Pablo Escobar daría para tanto casi tres décadas después de su muerte. Pues bien, el hermano del narcotraficante más conocido de todos los tiempos, Roberto Escobar alias “El osito”, ha decidido aprovechar el tirón comercial del apellido familiar para lanzar el producto con el que pretende revolucionar el mercado de la tecnología: el Escobar Fold 1. Este móvil con tecnología Android tiene la característica principal de que su pantalla AMOLED de 7,8 pulgadas es capaz de plegarse por la mitad y podrá adquirirse en las versiones de 128 GB y 512 GB de almacenamiento por precios que van de los 349 dólares por el primero a los 499 dólares del segundo. Pero más allá de las notables prestaciones del smartphone estrella de Escobar Inc., lo realmente interesante es el proyecto de “el Osito” para desbancar a Apple como líder mundial en el sector. 

"Le he dicho a mucha gente que acabaría con Apple y lo haré. Corté las relaciones con los operadores y los minoristas, para así poder vender a los clientes teléfonos que pueden doblar por sólo 349 dólares, teléfonos que en las tiendas cuestan miles de dólares, como el de Samsung y otros. Este es mi objetivo, vencer a Apple, y hacerlo yo mismo como siempre lo he hecho”, habría declarado el mayor de los Escobar a Digital Trends continuando con el discurso antisistema que encabezó el líder del clan Escobar cuando se ganaba el apoyo de las clases más humildes de Medellín durante su breve carrera política. 

Es más, según estas mismas declaraciones, el próximo 6 de enero de 2020 presentará una demanda colectiva ante los tribunales de California en los que exigirá a la compañía de la manzana 30.000 millones de dólares para, según él, “que Apple devuelva a la gente parte de los beneficios ilegales”. Una demanda para la que supuestamente habría empleado cerca de un millón de dólares tan solo en abogados. Eso sí, antes de hacer la guerra, lo primero era lanzar su móvil: “Mis abogados han estado listos por mucho tiempo, pero antes de demandarlos y devolverle a la gente el dinero que se merece, quería mostrarles que mi producto es mucho mejor”.

Pero la ambición de este exnarcotraficante no acaba ahí. Como era de esperar, los móviles de Escobar también protegerán contra el espionaje de los gobiernos del país en cuestión. "Lo de doblar está bien, pero también tenemos una seguridad especial en el teléfono. Esto hace que sea muy difícil para cualquiera escanear el teléfono en busca de comunicaciones entre personas cercanas, como Bluetooth, y también para que los gobiernos tengan acceso a los dispositivos. No diré que es 100% seguro, pero lo que sí diré es que todos los demás teléfonos como Apple y Samsung están 100% abiertos a todos los gobiernos del mundo”, insistió Roberto Escobar. 

A juzgar por las declaraciones del colombiano y que el producto ya puede adquirirse en la tienda online de Escobar Inc. (junto al lanzallamas con el que pretendía imitar a Elon Musk), parece ser que la cosa va en serio. Lo que sí podría haberse ahorrado la compañía es la publicidad sexista en la que modelos en ropa interior se exhiben junto al móvil (que más bien parece una tablet) y, peor aún, otra publicación en la que las modelos besan un teléfono dorado (podrá adquirirse en tonos plata u oro) mientras dos manos masculinas las apuntan con pistolas. Un despropósito del que solamente puede ser capaz alguien que utiliza el nombre de un criminal y asesino para anunciar un móvil que, a pesar de resultar interesante en sus prestaciones, bien podría ser comercializado por cualquier fabricante chino de segunda categoría.