Guía práctica para el perfecto hombre feminista

A lo largo de los siglos, las mujeres hemos sido personas de segunda para que tú, como hombre, tuvieras ciertos privilegios. Pero desde que empezó la actual lucha feminista, nuestra actitud ha hecho un cambio sin precedentes: estamos combatiendo desigualdades que siempre estuvieron allí para hacer del mundo un lugar más justo para todos. Quizás pensarás que, siendo hombre, no puedes hacer nada al respecto. Pero no. Todos tenemos algo que aportar y tú puedes empezar por tu vida cotidiana.

Las tareas del hogar son de todos

Acabas de comer con tu familia o amigos y, casualmente, las únicas que se levantan a recoger son las mujeres. Toda la vida ha sido así: tú y tu padre o tío os habéis quedado hablando mientras los platos sucios desaparecían de la mesa y aparecían los del postre. Pero si realmente te consideras un hombre feminista, debes romper estos malos hábitos y dar ejemplo al resto de hombres de tu alrededor. Por otro lado, cuando estés viviendo con tu pareja, tampoco vale eso de decir "yo ayudo en casa" o "yo hago lo que me piden". Repartir las taras del hogar al 50% significa también responsabilizarse y tomar la iniciativa cuando la basura esté llena y haya que bajarla, cuando la nevera esté vacía y haya que llenarla o cuando el polvo invada tu casa y haya que limpiarlo.

Imagen relacionada

La desigualdad en tu trabajo

Es innegable que aún hay brecha salarial, que muchas mujeres cobran menos que sus compañeros hombres por hacer el mismo trabajo. Así que, si en estos momentos, estás presenciando una situación de este estilo en tu lugar de trabajo, haz algo más que criticar. Quéjate ante tu jefe, ten el valor de pedir que te bajen el sueldo para cobrar lo mismo que tu compañera o, aunque parezca una opción más temeraria, también puedes dejar el empleo. De esta manera estarás viviendo de acuerdo con tus valores y no serás cómplice del sistema machista en el que vivimos.

Lo que podrías cambiar de tus amigotes

En los últimos meses, varios chicos me han reconocido que habían respondido a comentarios machistas riéndose o quedándose callados. Pero ya basta. Es momento de dejar esa actitud pasiva y rebatirlas para dejar claro que no son 'normales'. Y si eso no es suficiente, si te encuentras, por ejemplo, en un grupo de WhatsApp cuyos miembros no logran entender que eso no está bien, abandónalo. Ni tú ni nosotras tenemos que aguantar comentarios que denigren y cosifiquen a las mujeres.

Resultado de imagen de man laughing gif

Cómo puedes ser mejor con tu pareja

Por mucho que seas el ‘machito’ de la relación, no descargues con tu pareja todas las mierdas que has tenido que aguantar en el trabajo. Ella no lo merece y, quizás, también ha tenido uno de esos días que le gustaría olvidar. También recuerda que, cuando hacéis el amor, ella tiene tantas ganas de disfrutar como tú. Así que preocúpate de que, por ejemplo, el sexo oral sea bidireccional (si os gusta a ambos) y ni se te ocurra suplicarle que quieres hacerlo sin condón si ella te ha dicho que quiere utilizarlo. Sabemos que para ti “no es lo mismo”, pero hay enfermedades o embarazos no deseados más preocupantes que la intensidad de tu placer.

Acabar de una vez con el mansplaining

Para ti podría ser una conducta invisible o podrías estar protagonizándola sin darte cuenta. Pero el mansplaining es muy molesto y debemos acabar con él de inmediato. Es demasiado irritante que como hombre pretendas enseñar cosas a una mujer que quizás ya las sabía o que, incluso, podría conocerlas mejor que tú. La otra parte igual de fastidiosa del mansplaining es querer tener la última palabra sobre un tema que una mujer ya ha abordado con creces. Como si pensaras que su criterio no fuese igual de válido y que, por tanto, tu intervención es imprescindible.

Resultado de imagen de man talking with women gif

No invadir el espacio vital

No intimides con la mirada a una chica por la calle. Ella podría estar de camino al trabajo o a la clase que tanto le aburre, y lo último que necesita es un repasón de esos que tanto incomodan. Tampoco le lances piropos porque lleva falda o porque te atrae físicamente, no le importa tu opinión. Y otra cosa, eso de perseguirla por la discoteca para que se tome una copa contigo o para marcharos juntos a casa, no suele funcionar. Ella estará con sus amigas bailando su canción favorita, y no imaginas como detesta que la interrumpas tú igual que han hecho los últimos siete moscones antes. Si de verdad te interesa, aprende a leer el lenguaje corporal, el de las miradas y acércate a hablar educadamente. Al primer desaire, significa que no le gustas así que no insistas.

Educación ante todos o ante nadie

Eso de abrirle la puerta del ascensor a una chica o de dejarla entrar en el metro antes de tú está muy bien siempre que bajo esa actitud no resida la mentalidad de que las mujeres son como flores apunto de marchitarse. Nosotras somos tan capaces como tú de movernos solas en nuestro día a día, el problema es que nos hicieron creer lo contrario durante demasiados años.

Resultado de imagen de hombre abriendo la puerta a mujer gif

Rompe con los estereotipos de masculinidad

Para acabar con el estereotipo tradicional de mujer (la sumisa, la que no tiene voz ni voto y la delicada), es imprescindible que también eliminemos el prototipo de hombre que se impuso siglos atrás. Atrévete a desafiar todo lo que se espera de ti y muéstrate tal y como eres. Emociónate con una canción, llora con una película o diles a tus amigos "te quiero". Muévete por lo que sientas y no solo por lo que te dijeron que debías hacer.

Si algún día eres padre

Probablemente te queda mucho para ser padre o, quizás, ni siquiera te lo has planteado. Aunque si algún día llega el momento, es importante que los dos os planteéis utilizar tiempo de la baja por maternidad o que os la distribuyáis en función de las prioridades de la vida profesional de cada uno. También que las reuniones de padres o con el tutor dejen de ser solo cosa de la madre y que ella tampoco sea la que siempre lleva al niño al médico cuando se pone enfermo. Todos tenemos el mismo derecho a luchar por nuestra carrera y a disfrutar de nuestros hijos, pero hubo un tiempo durante el cual estos roles estaban separados.

Resultado de imagen de young father with baby gif

Ya lo has visto, todos podemos poner nuestro granito de arena en la lucha que hará historia. El hecho de cambiar estas actitudes, en un futuro, podrían acabar de una vez con las injusticias que nunca tendríamos que haber vivido.