Cómo funciona el virus que espía y graba todo lo que ves en tu ordenador

Se llama Varenyky. Se encarga de grabar lo que haces en el ordenador y, además, puede grabar y robar tus contraseñas

Seguramente eres de los que ha puesto una pegatina para tapar la webcam de tu portátil. El motivo está claro: la seguridad y la privacidad dentro del mundo digital es, cada día, más cuestionable. Ya no sabemos desde dóne nos espían, pero sí podemos prevenirnos ante los programas maliciosos que buscan alterar el funcionamiento de nuestros ordenadores y, lo que es peor aún, robar información privada o espiarnos. Ahora, los investigadores de ESET, una compañía de seguridad informática con base en Bratislava, han avisado de un nuevo virus denominado Varenyky que graba, hace capturas de pantalla y roba contraseñas mientras los usuarios ven pornografía

El grupo de investigadores interceptó los datos del programa en el mes de mayo pero no fue hasta hace poco cuando descubrieron que la actividad del malware dirigía la mirada hacia Francia. A medida que avanzaron en la investigación descubrieron que el virus era distribuido a través de diferentes tipos de spam. Por ejemplo, una encuesta para la promoción de smartphones. En cuanto se acepta y se pasa a realizar los pasos, el virus entra en el dispositivo y lleva adelante lo que es una campaña de sextorsión. Desde ESET explican que el virus está en fase de desarrollo ya que ha ido cambiando desde la primera vez que se detectó. Por lo tanto, no saben con totalidad dentro de qué tipo de spam aparece encubierto.

En cuanto se le permite el acceso al virus, este se encaminará por dos vías: una de ellas es la de enviar spam continuamente y otra se encarga de ejecutar comandos procedentes del servidor en el ordenador. Los investigadores, además, señalan que el Varenyky se activa cuando detecta palabras sexuales u otras como 'bitcoin'. En cuanto las atrapa pone a grabar la propia pantalla del dispositivo y envía dichas grabaciones a los servidores. El bot encargado de enviar spam puede llegar a enviar hasta 1.500 correos al día. Dentro de todo ese envío caen muchas personas, sobre todo aquellxs que no han sido advertidos de la cantidad de programas maliciosos que pueden acceder a sus ordenadores.

Otro de los formatos en el que aparece encubierto el virus es en un documento de Word. Llega al correo una especie de factura de una compañía telefónica (los investigadores apuntan que la han visto relacionada a Orange) donde se pide pagar una cifra cercana a los 490 euros. La alta cantidad hace que el usuario, atrapado por la perplejidad, abra el documento, instante en el que el virus entra en el ordenador. Aquellos usuarios que no son clientes de la compañía ignoran tal documento salvándose, así, de ser espiados.