Un estudio revela lo que se esfuerza tu perro por entenderte cuando le hablas

La resonancia magnética funcional muestra una mayor activación de las áreas de procesamiento del lenguaje caninas ante palabras inventadas que ante palabras ya conocidas

La inteligencia de tu perro es limitada. Si te tumbas junto a él en el sofá para contarle el desastre de cita Tinder que acabas de tener, ten por seguro que no entenderá una palabra, por mucho que repitas eso de “yo siento que me comprende”. No obstante, y como sabemos todos, los perros sí son capaces de asociar comandos sencillos con determinados eventos. Lo sorprendente, según acaba de desvelar un artículo publicado en la revista científica Frontiers in Neuroscience, es que no solo discriminan entre palabras conocidas sino que además se esfuerzan para intentar comprender todo cuanto les dices. ¿No es para quererlos?

Para alcanzar esta conclusión, los investigadores estudiaron las reacciones cerebrales de doce perros mediante resonancia magnética funcional mientras sus dueños les decían palabras para las que sí habían sido entrenados y palabras inventadas como “bobbu” o “bobmick” que jamás habían escuchado antes. De esta manera descubrieron que cuando oían palabras conocidas se activaban débilmente regiones del cerebro involucradas en el procesamiento del lenguaje similares a las humanas, pero que lo hacían con mucha más intensidad ante las palabras inventadas. Dicho de otro modo: luchan por saber qué queremos de ellos.

En concreto, esta investigación editada por la Universidad de Washington podría indicar que los perros se esfuerzan por asociar los nuevos conceptos a los ya adquiridos previamente. Así lo explica Ashley Prichar, autora del estudio, a Inverse: “En la resonancia magnética humana, una mayor activación cerebral ante palabras inventadas que ante palabras conocidas significa que los humanos probablemente están tratando de asociar el significado de las inventadas con el de las palabras conocidas que suenan similares”. De todas formas, Prichard recuerda que la forma más efectiva de comunicarte con tu perro es mediante señales visuales y olfativas, no mediante el lenguaje. Él ser esfuerza por ti, así que pónselo fácil.