Deva, la reina del urban que rompe reglas y acaba con estereotipos

Destacar en el mundo de la música no es fácil, sin embargo, Deva junto a Rels B y gracias a Jägermeister ha podido conseguirlo y demostrar su confianza, su seguridad y su frescura

Deva lo tiene claro. La nueva reina del urban llega dispuesta a “renovar todo y a hacer cosas frescas”. Al principio no fue fácil. De hecho, parecía que el éxito no llegaría jamás. Había que tener la confianza suficiente para continuar trabajando y creciendo. Y ella la tuvo. “Mis medios eran un PC, un micro malísimo y poco más”, recuerda la artista. A pesar de sus apenas 19 años no le falta humildad y está constantemente remarcando el trabajo que ha hecho para poder hacer que su nombre se haga conocido. Así también lo recuerda en la letra de su canción Quién quieres ser que, junto al tema Ballin’ del artista Rels B, es parte de Be The Meister (Quién Quieres Ser x Ballin’) un experimento musical que ha realizado Jägermeister con la colaboración de CANADA y que fusiona ambos temas para crear una pieza única.

Deva se dio cuenta de que su lugar no estaba en lo común, ni en lo rutinario, ni tampoco en esos trabajos que están hechos sin amor. Que suceda esto es usual y seguro que te suena: estás cansadx de la rutina, no hay nada que te motive ni que te llene y te das cuenta de que ni tu trabajo ni tu forma de vivir te hacen feliz. En ese mismo instante hay que hacer algo para cambiar ese estado. Deva tuvo el valor de hacerlo. Comenzó a dedicarse a la música, ya que era una pasión que la acompañaba desde muy pequeña, y lo hizo a través de unos valores muy claros que le parecen indispensables para trabajar: la superación, la ambición y sobre todo el espíritu crítico.

Y no todo es un camino de rosas, está claro. La cántabra también tiene sus propios temores: “Me da miedo no aprender lo suficiente para seguir y también no ser lo bastante madura para algunas cosas. Pero lo que más miedo me da es no poder llegar a mostrar todo mi talento a la gente que me escucha”. Para enfrentarse a estos obstáculos la artista habla de que es importante tener un sitio de desconexión, intentar ser racional e ir gestionando las cosas día a día, algo que debe hacerse con el control mental que cada persona tenga. Para ello, además, aconseja que “cada uno tiene que seguir su camino” y puntualiza: “A veces escuchar a otros y tomar su manera de hacer las cosas te hace retroceder, yo siempre intento potenciar mi espíritu leyendo mi corazón y mi consciencia”.

Las redes sociales, que tanto han hecho por ayudar a los artistas crecer, también tienen su lado negativo. Deva explica que a veces le “mosquea porque la gente llega a decir verdaderas burradas”, pero ella se enfrenta a los comentarios de haters ignorándolos. Las redes, como Instagram, le han permitido que su público se acerque a su manera natural de ser y los comentarios positivos la ayudan a ver que su forma de trabajar es la indicada: “Me dicen, a menudo, que se nota mi energía. Para mí es algo muy importante porque es la base de mi música y de mi personalidad”. Es por ello que hay que estar segurx de sí mismx y renovarse constantemente, algo esencial para esta artista.

Toda la filosofía de Deva es la que le ha ayudado formar parte del último proyecto de Jägermeister. Su autenticidad, su trabajo, su superación personal y su estilo son los ingredientes que impregnan el tema Quién quieres ser. La iniciativa ha sido, para la artista, toda una experiencia: “Cada uno de nosotros creó un tema propio para que se pudiera reflejar la personalidad y la historia de cada uno. Suena diferente y eso mola. De todo el proceso destacaría el momento en el que se fusionaron las canciones y los vídeos, parecía algo casi imposible pero cobró sentido al final”. Deva acaba de despegar y este solo es el principio de su éxito.

Los motivos por los que, a pesar de su juventud, va camino de convertirse en uno de los principales referentes dentro de la música son su fuerza, su capacidad de ser diferente, su valentía por romper los estereotipos, por su frescura y su talento para renovarse. El mismo camino que ella siguió es el que le recomienda a otros jóvenes que buscan brillar con su pasión: “Solo se vive una vez, más vale hacer el ridículo y dejar las cosas hechas que preguntarse qué hubiese pasado. La mitad de las veces nos la pasamos pensando en que opinaran los demás, cuando muchas veces somos nosotros los únicos que nos juzgamos”. Hay que perder el miedo y lanzarse a por todas.