Por qué deberías dejar de vivir tu vida en base a las predicciones del horóscopo

Esta subrama de la astrología está fundamentada sobre el llamado Efecto Forer o 'cómo disparar a una diana con un bazoka para no fallar'

La noche en que naciste fue muy especial. Tritón y Proteo, los dos satélites más grandes de los 14 que tiene nuestro vecino Neptuno, danzaban cósmicamente en el firmamento dibujando una especie de sonrisa con sus onduladas trayectorias. Aquella energía gravitatoria recorrió millones y millones de kilómetros del sistema solar y boom, ahora te gusta Código Nuevo. La relación es directa. Inapelable. Científica. Aunque el divulgador científico Alex Riveiro está absolutamente en contra y ha escrito todo un alegato en formato hilo de Twitter contra esa disciplina tan seductora pero carente de solidez científica llamada astrología.

“Por aclarar dudas... Astronomía: Ciencia que estudia el universo, galaxias, estrellas, planetas, etc. Astrología: Estafa basada en hacer creer que la posición de los planetas, en el momento de nuestro nacimiento, tiene algo que ver con nuestra personalidad o nuestro futuro...”, arrancaba Riveiro hace unos días, no demasiado consciente tal vez del agujero bélico en el que estaba metiéndose. Porque hay mucha gente dispuesta a sacar los dientes en defensa de su adorado horóscopo. Aunque el divulgador no retrodecía: “Seré aún más claro. La astrología es una estafa. Y por supuestos los horóscopos, que son un producto de la astrología”.

El problema, debió entender Riveiro, es que los argumentos científicos teóricos no siempre funcionan. Así que cambió de estrategia: “Cualquiera de vosotros puede comprobarlo por su propia cuenta. Coged dos periódicos (o 3, o 4, o 100) del mismo día. Todas las predicciones son iguales, generalidades que se aplican a todo el mundo. Y aún así... ¡Ni siquiera dos astrólogos se ponen de acuerdo!” En esas, otro usuario salió a echarle un capote: “Cuando tenía 8 años descubrí que las “predicciones” de los signos se repetían cada 10 días y las intercambiaban cada 15. Lo mismo que le pasó a cáncer el 3 le pasaba a acuario el 18”.

Efectivamente, y como trataba de desentrañar Riveiro empíricamente, las predicciones zodiacales utilizan formulaciones muy genéricas para atinar con el máximo número de personas posibles. Algo conocido desde 1948 como Efecto Forer en honor al psicólogo estadounidense Bertram Forer, que entregó un texto con la mismas predicciones genéricas para todos sus alumnos ('deseas agradar a los demás', 'no estás justamente valorado'...) y todos estaban convencidos de que aquello iba dirigido exclusivamente a cada uno de ellos. Lo que viene siendo disparar a una diana con un bazoka. ¿Pero por qué tanta gente se lo traga entonces?

“En realidad la astrología tiene mucho también de excusa barata tanto en el buen sentido como en el malo. ¿Has roto con tu pareja? Culpa de los astros. ¿Te ha fichado el Madrid? Culpa de los astros. Tus acciones no cuentan. La astrología no te hace responsable”, escribe convencido el divulgador. Una espiritualidad más, basada en la fe, que aporta un sentido vital y un alivio existencial. “Donde estaba Marte en el momento de mi nacimiento no me afecta de ninguna manera. No atribuyamos propiedades mágicas a los planetas, por favor”. Y tú, ¿le compras su argumento o eres uno de esos Aries desconfiados?

(*)Dicho todo lo anterior solo te diremos que nuestro horóscopo guarrete JAMÁS ha fallado en sus predicciones y que SIEMPRE deberías leerlo y tomártelo como un dogma de fe. Lol.