Dejar de comer carne es lo más revolucionario que puedes hacer

Las preguntas son estas y no pueden ser otras. ¿Ser vegano es elitista? ¿Es una moda? ¿Es necesario? ¿Soy peor persona, menos responsable si como carne? La respuesta a todo es sí. 

¿Es una moda?

Por supuesto que ser vegano es una moda. Más bien, una tendencia social que, como todas, empieza desde una élite y se va popularizando hasta que se acepta como "normal". De hecho, retrocedamos en el tiempo. Fumar fue una moda, ir en bici se puso de moda y ahora, incluso ser feminista está de moda. Pero no por ello en ninguno de estos casos este concepto tiene un carácter peyorativo sino que son tendencias sociales necesarias para que el mundo avance.


¿Es complicado hacerse vegano? 

No, no lo es.


¿Es revolucionario?

Por supuesto. Dejar la carne, los huevos, los lácteos y cualquier producto de procedencia animal es una de las decisiones más revolucionarias y políticas que los humanos podemos tomar. Y no tienes por qué ser un gran defensor de los animales, lo puedes hacer por la sostenibilidad del planeta. Principalmente porque las acciones de los veganos ayudan a crear un sistema medioambiental sostenible que va mucho más allá de la vida de los animales:

Los veganos contaminan un 50% menos:  Según la Universidad de Oxford esta es la cantidad de contaminación que un vegano deja de emitir a la atmósfera. Además en el mismo informe se detalla que las personas veganas son responsables sólo de 1/3 del cambio climático frente al resto de la sociedad.

Más ahorro lo mires por donde lo mires: La FAO ha cuantificado el ahorro que supone en recursos alimentar a un vegano. El resultado: 2,9 veces menos agua, 2,5 menos energía, 13 veces menos uso de fertilizantes y 1,4 veces menos uso de pesticidas. Casi nada, ¿eh?


¿Si me hago vegano salvo ya el planeta?

No nos emocionemos. Hay un argumento que pocas veces te nombran que pero que en realidad es bueno: aplicar un modelo sin carne para toda la humanidad, de golpe, traería a corto y medio plazo una crisis humanitaria para 1,4 mil millones de personas en el mundo que viven de la ganadería. Se acentuaría la desigualdad social y el equilibrio Norte-Sur se vería -todavía- más polarizado. Por este motivo es importante que la sociedad vaya caminando hacia una disminución del consumo de carne de forma paulatina, adaptando las economías a la nueva realidad. 


¿Y si a pesar de todo no quiero serlo?

No importa. En pocas décadas lo serás porque no habrá otra opción. Comer carne será considerado ostentoso como ahora lo es ver a alguien conduciendo un coche de 300CV por la ciudad. Nadie comerá productos cárnicos porque simplemente, no habrá. Con un 20% de reduccion de la agricultura en las próximas décadas, los recursos necesarios para producir 1kg de carne serán inexistentes. La carne será de ricos, de frívolos, de Kardashians y Kikos Rivera. ¿Acaso no te has dado cuenta cómo hay fondos de iniversión desviando su cartera a productos como Soylent? No es casualidad.  La gran crisis alimentaria puede llegar y la comida de laboratorio se disparará en el primer mundo.

Ser vegano ahora es una opción o una moda.

Pero en unos años será la única opción.