Científicos investigan la 'pastilla de la esclavitud' para que trabajes sin agotarte nunca

Es una píldora contra el conocido síndrome del burnout, una enfermedad que se relaciona con el estrés del entorno laboral

Aunque trabajes en el lugar de tus sueños, tanto tú como la mayoría de los trabajadores, acabarás experimentando en algún momento hartazgo o hastío. Esto puede estar provocado por situaciones como las discusiones con otros compañeros, los instantes de presión, las responsabilidades o la falta de reconocimiento. Son momentos que todxs hemos vivido. Ahora bien, quizás, lo que no sabemos es que esto puede dar lugar a una enfermedad laboral: el síndrome de burnoutLa Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que se trata de una enfermedad y no solo cansancio. Así que es posible que, incluso siendo muy joven, experimentes este síndrome. Ahora, como publica Inverse, varios científicos han explicado que pueden desarrollar una pastilla para tratar este agotamiento. La ética está en otro plano.

La OMS explica que el “síndrome del burnout se circunscribe al entorno laboral y no debe servir para describir situaciones de estrés en otras áreas de la vida”. Existen tres síntomas reconocibles: sensación de agotamiento extremo, sentimientos negativos o cínicos, distanciamiento del trabajo y notable disminución de la eficacia en el trabajo. Dicha sensación de agotamiento se hace evidente después de largos periodos de exposición al estrés y los científicos han querido conocer qué le sucede químicamente al cerebro para que tenga esta sensación. 

Para averiguarlo, los investigadores estudiaron los cerebros de diferentes ratones y qué los llevaba a dejar de buscar una recompensa, es decir, qué los llevaba a agotarse. El estudio, publicado en la revista Cell, concluye que el agotamiento se produce porque un conjunto de células impulsan la necesidad de rendirse. Es decir, el estrés cala tan profundamente en nosotros y en nuestra motivación que las células buscan que dejes de realizar lo que sea que estés haciendo. Te lanza el mensaje de que, si sigues por ahí, no acabarás bien.

"En su forma más simple, el agotamiento es la respuesta del cuerpo al estrés externo", explican los investigadores y recalcan: "Cuando el cuerpo está bajo estrés durante un largo período de tiempo, suprime su respuesta a las hormonas del estrés, como el cortisol, se enferma y se agota. Estos efectos luego se extienden a la vida laboral y al hogar, afectando las interacciones sociales y profesionales. Cuando realmente disfrutas de tu trabajo, agrega, es casi como un golpe de dopamina, una motivación para seguir volviendo todos los días".

Los científicos descubrieron que un neuromodulador poco comprendido, la nociceptina, estaba detrás de este ciclo de desmotivación, así que la solución sería dar con una pastilla que funcione como inhibidor de tal sustancia química. Algo así como una píldora para que jamás te desmotives y puedas tener la 'engañosa' sensación placentera que produce el trabajo cuando te gusta o te complace. De hecho este fármaco se encuentra actualmente dentro de ensayos clínicos para tratar trastornos depresivos o diferentes adicciones, pero obviamente, aplicarla al ámbito laboral tiene sus problemas éticos: algunos científicos reconocen que se trata de una forma de manipulación. No queremos imaginar lo que sufriría un cuerpo (porque al final acabaría reduciéndose a un cuerpo) que trabaja hasta agotarse y se droga para sentir que le gusta lo que hace.

Lo que debe cambiar es la estructura, la dedicación y la forma de reconocer el trabajo. El empleo debe cambiar desde dentro para motivarte y cada cual debe poner de su parte para que sea menos probable que se pierdan las ganas y la pasión por lo que se hace. El trabajo, a fin de cuentas es un intercambio de tiempo por dinero (para subsistir), así que tampoco puede ser tan rígido como para llevarse tu salud por delante.