Por qué hacer la cama cada mañana podría convertirte en una persona un poquito mejor

Una encuesta publicada por Sleepopolis revela que esta simple tarea mejora la productividad, el estado de ánimo y la vida sexual

La chapa que todos recibíamos cuando éramos pequeños para que hiciésemos la cama cada mañana superaba, bajo nuestro inocente punto de vista, el sentido común. Después de todo, no era más que una maldita cama. Así que en nuestra libertad adulta, la gran mayoría de nosotros, el 73% concretamente según una encuesta del 2012 publicada en Psychology Today, pasa completamente de hacerla. Larga vida al caos. No obstante, y según una nueva investigación elaborada por OnePoll para Sleepopolis, nos haríamos a nosotros mismos un gran favor si empezásemos mañana mismo, y hasta el último de nuestros días, a hacer nuestras camas.

Porque después de entrevistar a 2.000 adultos estadounidenses sobre sus hábitos de cama y rasgos de personalidad, los autores del análisis descubrieron que esta pequeña tarea diaria tiene una cantidad enorme de beneficios para nuestras vidas. En concreto, los resultados revelan que quienes hacen la cama descansan mejor por la noche, tienen mayor facilidad para despertarse sin alarma, madrugan más y tienen mayores probabilidades de ser “aventureros, seguros de sí mismos y sociables”. Factores que, finalmente, termina desembocando en mayor productividad, mejor estado de ánimo e, incluso, mayor frecuencia sexual.

Por contra, y según concluye la encuesta, quienes no hacen la cama tienen mayor probabilidad de apagar sus alarmas por la mañana, de ser más tímidos y de tener peor humor. La explicación, como cuenta a Elite Daily  la psicóloga, Katie Ziskind, es que “hacer tu cama es un ritual matutino que limpia tu mente, brinda un cierre de la noche anterior (sueño, sexo, conversaciones, pensamientos) y permite un nuevo comienzo positivo por delante”. No es la única. El famoso almirante y autor estadounidense William McRaven describe, en este brutal vídeo de menos de dos minutos que no deberías perderte, cómo hacer la cama es un pequeño paso que puede llevarte a conseguir grandes cosas. 

Y, si después de leer todas estas razones te sigue dando pereza, no dudes en invertir en un nórdico del Ikea. Harás la cama en 30 segundos y te llevarás todos los beneficios de haber cumplido la primera tarea del día.