No soy bonita, soy fuerte: el movimiento contra los estereotipos de género

No es una frase hecha. La seguridad en una misma, la fuerza, y la total indiferencia hacia el si os veis bellas o no es el vestido que mejor os sentará en vuestra vida.

Kate T. Parker lo sabe, y por ello ha dedicado años a una constante búsqueda para capturar a sus hijas desde una luz diferente, donde se hiciesen añicos los estereotipos de género, animándolas a sentirse bien con ellas mismas. Situaciones cotidianas en las que las pequeñas presentan una mirada feroz, se ven imperfectas pero definitivamente fuertes. La belleza de las imágenes es apabullante, sobre todo en unas niñas que finalmente no pretenden ser "monas".

Los estereotipos femeninos nos tienen ahogados hoy en día. Por más avances que finjamos haber realizado, la realidad es que la imagen que se proyecta de la mujer en todo tipo de medios de comunicación, aunque principalmente en publicidad, sigue siendo la de un objeto frágil y coqueto. Pero sobre todo un objeto pasivo, un elemento creado para su observación, para el deleite del que mira. El objetivo de las mujeres es aparecer hermosas para que el resto del mundo, esencialmente los hombres, puedan observarlas con goce y regocijo.

Tenemos todos estos mensajes de los medios de comunicación explicando lo que necesitamos para ser bellas, y las mujeres del mundo no parecen darse cuenta de que la belleza no es una pose, sino que la belleza se puede encontrar en la vida, en la exaltación de los golpes, las imperfecciones y la fuerza.

En las fotos de Parker se puede ver a sus hijas jugando con sus amigos y participando en deportes como la natación y el baloncesto. A través de la dureza de sus poses, las niñas irradian una fuerza que solo puede venir de dentro.

"Strong is the new Pretty" se ha convertido en todo un fenómeno viral que ha girado por todos los grandes medios. Varias actrices como Emma Watson, Zoey Deschanel y Melissa Joan Hart también han manifestado su apoyo a través de las redes sociales. Y sobre todo, madres de todo el mundo han empezado a publicar fotos de sus propias hijas con el hashtag #strongisthenewpretty.

Y es que el mundo está lleno de niñas y mujeres que no necesitan oír que son bonitas. No lo son, o no les importa, porque ya son fuertes.

Crédito de la imagen: Kate T. Parker