Boda en el balcón o el caos de reorganizarlo todo: cientos de parejas iban a casarse esta primavera

Los enlaces matrimoniales que iban a realizarse durante el comienzo de la primavera se han visto o bien cancelados o bien pospuestos, mientras que hay otras parejas que han decidido seguir con los planes desde sus hogares

"Nos casábamos el 8 de septiembre de 2019 y mi suegro falleció de repente 19 días antes. Aplazamos la boda al 28 de marzo y el 13 de marzo, 15 días antes, me llaman para decirme que se anula todo por el confinamiento. Estamos mal pero ya cogeremos fuerzas otra vez de donde sea". Así explica su situación Gema en un largo hilo de la web Bodas.net, junto a otras muchas parejas que expresan su preocupación o sus nervios ante la situación actual y la celebración de su boda. En España cientos de parejas han visto sus planes de boda truncados como consecuencia del coronavirus. A mediados de marzo el Consejo General de Poder Judicial (CGPJ) acordó la suspensión de todas las actuaciones judiciales no esenciales, lo cual también incluye las bodas.

Al igual que le ocurre a Gema, otras parejas se ven con este temor de tener que suspender temporalmente los enlaces, ya no los que estaban con fecha en marzo o abril sino aquellos que se celebrarán en mayo e incluso en junio. Desde el hilo de Bodas.net hay quienes están viendo que es más factible una cancelación que el hecho de posponerlo, ya que este último complica mucho más las cosas. Dentro de aquellas parejas que están cancelando también ocurre el caos: ¿y si no te devuelven el dinero con el que reservaste el lugar, el banquete, los decorados...?

"Creo que para las bodas de junio aún es pronto cancelar. Yo me caso el día 6 y, como ya había comentado, tenemos plan B en agosto, pero no vamos a decidir aplazar hasta la primera quincena de mayo, para ver cómo evoluciona todo. Lo que sí me han cancelado es el viaje de novios", cuenta Nuria a través del mismo portal. "Hay muchas parejas preocupadas y es lógico. De momento las suspensiones solo están afectando a las bodas previstas para marzo y abril. Pero nadie sabe cómo va a evolucionar esta crisis", asegura a eldiario.es Noelia, que trabaja como ejecutiva de cuentas para una empresa dedicada a organizar estos eventos.

Ahora bien, hay muchas parejas que no son capaces de aguantar la espera o bien no tienen ganas de reorganizar su enlace por todo el caos que podría suponer. Ese es el caso de Alba Díaz y Daniel Camino, una pareja española que se casó desde su ventana junto a toda la comunidad de vecinos. La pareja tenía su boda planeada para el sábado 14 de marzo, el día que Pedro Sánchez anunció el confinamiento total. Para ese día, y viendo cómo los días anteriores los casos de españoles contagiados por coronavirus aumentaban, la pareja decidió cancelar el enlace: "habíamos puesto tanto de nuestra parte, tanto tiempo, tanto dinero...", cuenta Alba a The Guardian. Ella es planificadora de bodas y había previsto meticulosamente cada detalle, transformando un almacén de un pueblo del norte en un lugar de ensueño. Algunos invitados también habían viajado y se vieron forzados a volver cuando la pareja decidió no seguir adelante: "sería mucha gente en un espacio muy pequeño".

Fue Daniel quien sugirió la idea de mantener la boda, solo que adaptada a las circunstancias: "Estábamos mal. Lo decía para sacarle a ella una sonrisa". Lxs invitadxs, que aún seguían en la ciudad, comenzaron a enviar fotos de sus trajes y sus peinados. La idea se arraigó: "decidimos casarnos desde la ventana". Un vecino como testigo y otro que ofició la boda: "en este día especial dos amigos se van a casar". Su voz llenó el silencio de la calle vacía y el resto de personas atrapadas en sus hogares comenzaron a asomarse. Allí, ante gran parte del barrio, la pareja se dio a gritos el "sí, quiero".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Pues al final sí que hubo boda! Gracias vecinos y amigos!

Una publicación compartida de Frida Kiwi (@frida_kiwi) el

"Y es que, según una encuesta realizada en España, Italia y Francia, de la que se ha hecho eco el portal Bodas.net (con más de 2.600 respuestas recibidas), un 8,7% de las parejas ha decidido cancelar su boda hasta el momento, mientras el 91,3% ha optado por posponer la fecha", cita eldiario.es. Aunque esto sea así muchas empresas del área de bodas están aumentando sus ingresos gracias a esta pandemia. Han dado con la fórmula de acercarse a la gente y crecer para, durante la época veraniega, tener afianzadxs muchxs clientxs, ya que hay bodas pospuestas para estos meses de calor.

Un ejemplo de ello es Holly Winteruna diseñadora de vestidos de novia que está ofreciendo prestar gratuitamente sus vestidos: "pasé el último año creando muestras para la nueva temporada e invertí miles de libras en publicidad, sesiones de fotos y exhibiciones que ahora no servirán para nada", explica en The Guardian“Para sacar algo positivo de todo esto, las novias pueden tomar prestadas mis muestras. Yo lo envío y luego me lo devuelven", detalla.

Otro ejemplo que no solo está ayudando a las parejas es Anna Lewis. Ella es especialista en pasteles de boda. Se ha visto frente a un montón de ingredientes que han sobrado después de varias cancelaciones de último momento. Con estas sobras está horneando pastelitos y tartas para enviar a trabajadores o personas que se encuentran pasando la pandemia en soledad: "llevé cupcakes a la estación de paramédicos local y al personal de Sainsbury. También he hecho pasteles para cumpleaños de algunos vecinos que están viviendo solos. Utilizo mis reservas para seguir horneando y ayudar a los demás como puedo".