Los 5 bañadores sostenibles para mojarte con orgullo este verano

Cada vez más marcas de ropa se ponen las pilas contra el cambio climático y la precariedad del sector

Igual somos muy ilusos e idealistas, pero en Código Nuevo imaginamos que prefieres no contribuir a la producción contaminante y explotadora de muchas marcas de ropa fast fashion. Aunque, eso sí, también suponemos que quieres verte bien, ir a la moda, o ser el ‘antimoda’ y, según el día, quizás hasta te apetece más ir en bolas. Ahora que llega el calorcito, te dejamos algunas ideas de marcas de trajes de baño sostenibles, para que te luzcas en la playa o en la piscina promoviendo el consumo responsable (toma ya). Dado que la industria de la moda es la segunda que más perjudica al planeta (por detrás del petróleo), hasta con las piezas de ropa más pequeñas puedes marcar la diferencia.

1. Bella Lola

Bella Lola

Esta marca de Girona conecta con la parte más artesanal del diseño, proponiendo piezas singulares y con personalidad. En Bella Lola se inspiran en las mujeres reales, dicen en su web, sabiendo que no hay dos iguales. Por eso les gusta trabajar con tantos estampados y formas diferentes, y su único denominador común es que sus bikinis son "mediterráneamente femeninos". Toda la confección es local, así que se enorgullecen de ser una marca 'Km0'. Además, trabajan con telas de máxima calidad, hiladas y estampadas con control de sustancias nocivas según OEKO-Tex Standard 100.

2. Barsun

Fundada en Barcelona este mismo año, esta start up es de las primeras para hombre en España en apostar por una producción ética y local de calidad. Con sus diseños divertidos y llenos de color, te costará elegir entre ponerte perros, patos, guindillas o plátanos, entre otros estampados. Barsun quiere beneficiarse de la eficiencia del fast fashion (rapidez, volumen y precio bajo) sin renunciar a la sostenibilidad, así que han encontrado la forma de fabricar localmente sin dejar de ser competitivos. Así pueden controlar que se cumplen sus estándares de calidad y ética, algo que no siempre es posible cuando se externaliza la producción a países con poca regulación laboral.

3. Two thirds

Dos tercios de nuestro planeta están cubiertos de agua. Por eso, el nombre de la marca Two Thirds hace honor a su consciencia del inmenso valor del océano, sin perder de vista el sentido del estilo y la creatividad. La marca lleva en su producción la filosofía de respeto absoluto por lo que tanto amamos: la naturaleza. Con el hashtag #weareocean quieren conectar gente implicada con el tema, e incluso tienen un apartado en su página con consejos para cuidar del medio ambiente en el día a día. Además de bañadores, si te sumerges en su tienda encontrarás camisetas, jerseis, cantimploras, gafas de sol y hasta toallas. No es difícil enamorarse de su logo-ballena.

4. Patagonia

Esta marca no solo no impacta negativamente con su producción, sino que es directamente activista. Todo lo que hacen de principio a fin se basa en la sostenibilidad, y llevan muchos años haciendo campañas y proyectos a favor de sus valores. Venden desde monos de esquí hasta, por supuesto, bañadores para hombre y mujer, de los que te cuentan cada detalle de su confección. Por supuesto, todo lo que hacen tiene el certificado de comercio justo. Aunque no es la más asequible, vale la pena tenerla fichada como un ejemplo de empresa que, a pesar de ser transnacional, florece y se mantiene capitalizando su impacto positivo, en lugar de fumarse los principios a favor de los beneficios.

5. Now_Then

Now Then

Según su campaña, esta marca se creó para mujeres fuertes, de espíritu libre, "que encienden sus propios fuegos y encuentran su propia paz". Now_Then simboliza la belleza de los detalles y de las cosas bien hechas, con su colección ecoluxe hecha a pequeña escala con tejidos ecológicos y reciclados. Con cada bañador que hacen, reciclan hasta 300gr de desechos marinos y otros residuos de Nylon, y su neopreno no contiene petróleo. Esto son solo ejemplos, pero cada vez hay más oferta de trajes de baño sostenibles. Puedes investigar también CabuyaRiz Boardshorts y AllSisters

Por cierto, no está de más recordar que si las marcas sostenibles no te parecen ‘baratas’ es en parte porque nos hemos acostumbrado a los precios tirados basados en la producción insostenible, que a menudo tienen abundantes externalidades negativas (lo que podríamos llamar "daños colaterales") para reducir costes. Eso ha distorsionado nuestro sentido del valor, pero con el consumo responsable no solo inviertes en tu planeta y en los derechos de quien lo ha producido, sino que además la calidad es superior, así que el producto te durará más. Al final, la clave está en darnos cuenta de que, a diferencia de lo que nos grita el marketing, no necesitamos renovar tantas veces el bañador para disfrutar de la arena, la brisa y las olas del mar. Que tengas un feliz chapuzón sostenible.