El algoritmo de Tinder te discrimina si eres feo, pobre o una mujer inteligente

El libro 'El amor bajo el algoritmo', de la periodista francesa Judith Duportail, revala el algoritmo que hay detrás de cada 'match'

¿Te preguntas por qué a veces no te sale nadie interesante en Tinder? ¿Crees que no hay candidato a tu altura? ¿Que nada vale la pena? La respuesta puede ser aún más triste de lo que imaginas. La periodista francesa Judith Duportail acaba de revelar los entresijos de la aplicación, que tiene un algoritmo para calificar a sus usuarios. Los evalúa desde a nivel físico, pero también por su inteligencia, su nivel de estudios y sus ingresos. Parece que la revelación no es tan bestia porque, de hecho, dentro de sus términos y condiciones, Tinder afirma que se reserva el derecho de hacer este tipo de jerarquías. Lo explica todo en el libro L'amour sous l'algorithme (El amor bajo el algoritmo), que pronto será traducido al español.

Rebobinemos: hace unos años, Judith se quedó soltera. Fue cuando descubrió que Tinder evalúa a sus usuarios y decidió saber más. Descubrió en una revista que Tinder te atribuye una "nota secreta de atractivo". "¡Mi teléfono me estaba poniendo nota y ni me había dado cuenta! ¿Cuántas veces al día lo hace? Me acordé enseguida de un niño, Tristan, que me puso un 5/10 cuando tenía 14 años. Seguimos viviendo en el patio del colegio, excepto que ahora Tristan está 24 horas al día en mi teléfono", según declaró a la revista francesa Cheek

Así que consiguió los documentos internos de la empresa que explicaban la construcción del algoritmo, un total de 800 páginas. La nota se llama "Elo score" y además de los criterios de la aplicación, tu nota depende de tus interacciones. Si una persona con buena puntuación te da like, tu nota sube y si alguien con mala puntuación no te apoya, tu nota cae. Este algoritmo, asegura, golpea donde más duele. "Es como llegar a una fiesta y a todas las personas que son consideradas demasiado feas, demasiado guapas, demasiado ricas o demasiado demasiado pobres, no tener oportunidad de verlas", añade.

Además, detrás de los match se esconde una "lógica patriarcal": un hombre que tiene una buena carrera ganará puntos, mientras que una mujer con la misma formación los perderá. "Tinder se reserva la posibilidad de evaluar a las mujeres de forma diferente que a los hombres... y todo lo que está en el texto lleva al match a hombres que de alguna forma son dominantes sobre las mujeres: sea en términos de dinero, estudios o edad", dice la autora a en un vídeo de Loopsider.

El sistema, tremendamente sofisticado, cuenta las sílabas de las palabras que usas para evaluar tu inteligencia y usa técnicas del ejército estadounidense para analizar tu discurso. "La investigación me da fuerza, he entendido y deconstruido un fenómeno social... somos acosadas permanentemente por el hecho de que nuestro cuerpo representa exactamente cuánto valemos y nunca tendremos bastante. Con este libro, espero ayudar a otras mujeres, es lo que más deseo", afirma.

"Públicamente, Tinder se posiciona como una empresa progresista, el 8 de marzo hacen campaña por la igualdad salarial, van a la gay pride, indican que todos somos iguales en Tinder, pero cuando miramos sus documentos, los que revelan las entrañas de la aplicación, encontramos un sistema de valores totalmente distinto", lamenta. Y lanza una recomendación: usar las aplicaciones está bien, pero intenta siempre saber más sobre tu privacidad. "Ante todo, somos un cliente, un producto. Los cerebros de Tinder no se preguntan cómo Judith va a encontrar el amor, sino cómo hacer que Judith pague por usar Tinder".