Abogados cuentan los crímenes más terribles que han tenido que defender

Cualquier estudiante de derecho, seguramente, se ha planteado qué hacer si le tocara defender a un asesino o a una persona que es claramente culpable, aquí algunos ejemplos contados por abogados

Defender el mal no debe ser fácil. Aquellos que son abogados defensores se habrán tenido que enfrentar a casos de todo tipo y, desde luego, están abiertos a tener que defender alguna vez a alguien claramente culpable. En estos casos hay múltiples variantes que estos defensores pueden ofrecer: recomendar al acusado que se declare culpable y, de esta manera, evitar una pena mayor, mantener la inocencia del acusado aunque sea contradictorio y muy difícil (además, por lo general, los asesinos que se declaran inocentes también se declaran de esta manera ante sus abogados) o, como última opción, solicitar exámenes psiquiátricos que demuestren alguna enajenación mental en el momento que se cometió el crimen.

Existen ejemplos bastante terribles de asesinos o violadores que se declaraban inocentes. La gran mayoría contaban con un abogado que, a ojos de los demás, sería aliado del mal. Algunos de ellos fueron famosos por la gran repercusión que tuvieron sus casos pero aquí, y gracias a Reddit, reunimos los testimonios anónimos de otros que sí se han atrevido a contar los peores crímenes que han tenido que defender.

Violación

"Nunca he tenido que defender por asesinato pero sí por violación. De hecho ya he defendido (y también ganado) tres juicios por violación. Uno de ellos, el peor de todos, involucraba a un niño. Su padre lo había violado desde que era un recién nacido, al menos eso explicaba su madre y otros familiares. El niño estaba realmente traumatizado. No sé si lo hizo o no. De los tres casos que he defendido y ganado, solamente tengo la certeza de uno de ellos como realmente inocente".

Asesinato

"Tuve un cliente acusado de matar a un niño de tres años. Defender a las personas contra los crímenes tan malvados es una clase de privilegio. El sistema judicial está obligado a darle a todo acusado el derecho a ser defendido. Los abogados defensores tienen la obligación ética de defender al acusado, sin importar el resultado o si lo que ha hecho es o no verdad. Es muy complicado porque tienes que defenderte tú también sobre las represalias de la sociedad y, sobre todo, en este caso, donde el asesinato había sido tan cruel y producido con alevosía. Es difícil pero todos pueden ser inocentes hasta que se demuestre lo contrario".

Archivos pornográficos

"El peor caso que he tenido fue asignado de forma aleatoria. Realmente no quería defenderlo pero es mi trabajo. Era un hombre de más de 50 años que fue sorprendido en su ordenador con terabytes de pornografía infantil. Entre las imágenes también estaban sus hijos y sobrinos. No puedo describir lo que vi, solo diré que lo peor que podríais imaginar que alguien le obligue hacer a un niño seguramente estaría en esas fotos. Fue tan horrible ver a niños tan pequeños forzados a hacer esas barbaridades que decidí pasar una temporada sin ejercer".

Crueldad colectiva

"Tuve que representar a un joven de 17 años que, con la ayuda de otro amigo, mató a un amigo que tenían en común. Se declaró culpable. El argumento de ambos fue que querían ‘saber qué se sentiría al matar a alguien’. Lo que hicieron fue invitar a su amigo a su casa con la excusa de ayudarlos con un ‘problema informático’. Cuando el amigo entró en la habitación, lo estrangularon hasta la muerte con una cuerda. Arrastraron su cadáver hacia el exterior de la casa y le cortaron la cabeza. Luego enterraron la cabeza y el cuerpo por separado. La mayoría de esto fue grabado por sus móviles con ellos riendo y bromeando al respecto. Incluso tenían textos sobre lo genial que fue matar a alguien y cuánto poder les daba".

Horror indescriptible

"No puedo ni siquiera extenderme en lo que tuve que defender. Entrar en detalles es desagradable y no le deseo a nadie que tenga que leer algo así. Solo diré que el hombre al que tuve que defender estaba acusado de raptar, golpear, matar, descuartizar y comer (sí, comer) a su hija de seis años".