8 consejos para conservar a los amigos de toda la vida

Que la gente llegue y se marche de tu vida con o sin excusas, es ley de vida. Hay personas a quienes les abres la puerta y otras a quienes se la cierras en toda la cara. También hay ocasiones en que sin ser consciente vas perdiendo amistades por el camino porque no has sabido cuidarlas. Hoy en día parece que valoramos muchas cosas en la vida, como el éxito profesional, encontrar una pareja compatible, etc. pero el hecho de valorar las amistades y tratarlas como se merecen no está en la lista de características cool a tener. Y, sin embargo, las amistades también son como plantas, que si no se las riega, se mueren y ¿qué es una vida sin amigos?

1. Si te acuerdas de alguien, demuéstralo

A no ser que alguno de tus amigos sea vidente y pueda saber a través del tarot lo mucho que te acuerdas de él/ella, es importante hacer saber a la gente de vez en cuando lo que significa para ti o, al menos, que nos acordamos de ellos en un momento determinado. El recuerdo te puede venir a través de un libro que sabes que le gustará, una cafetería con su postre preferido, un folleto tirado en el suelo con vuestro chiste favorito. Escribir un mensaje aludiendo a esa casualidad que te lleva hasta tu amigo, una foto con la chorrada que te trae su recuerdo o un audio de 15 segundos con un saludo que hace ilusión a cualquiera.

2. Dedica un fin de semana al año a reunirte con tus imprescindibles

Es probable, por no decir seguro, que tengas amigos dispersos por la geografía española e incluso haya algún enviado fuera del país. Esto no es excusa. En mi grupo de amigos se instalado la norma no escrita de dedicar un fin de semana al año para reunirse todos. Es cierto que no siempre puede ir el equipo al completo, por motivos laborales sobre todo, pero hay que intentarlo. La reunión puede ser en cualquier casa desvencijada que sea propiedad familiar o, si la economía os lo permite, id a un palacete. El caso es que tenéis que reuniros para beber, comer y reír con las anécdotas que lleváis escuchando años y que os devolverán la certeza de que mantener a esa gente es medicina contra la rutina.

3. Lo que pasa en WhatsApp, se queda en WhatsApp

Los grupos de WhatsApp están destrozando muchas amistades. Hay quien escribe y obtiene como respuesta el canto de los grillos y siente que nadie le ríe las bromas. Hay quien escribe hasta aburrir al resto de la población que silencia el móvil en espera de que la aplicación les deje bloquear al individuo en cuestión. Quien es aburrido escribiendo, no lo es charlando; el que es pesado con los gifs, en la vida real seguro es más relajado. El microclima que se crea en WhatsApp es un mundo aparte, que lo que pase dentro del móvil no te afecte a la vida social fuera de ella. 

4. Muestra interés, sin reloj ni distracciones.

La comunicación a través del móvil es importante para mantener una amistad, pero que no falte nunca una conversación fuera de las pantallas con un café o cerveza en la mano. A los amigos hay que cuidarlos también sin relojes ni distracciones, sentados sin prisa para escuchar sus últimas novedades laborales, sentimentales, o cualquier ida de olla que tengas que alimentar o frenar como amigo. Aunque sea cada mucho tiempo, que no se te olvide que las charlas delante de un vaso son fundamentales para mantener una amistad viva.

café amigos código nuevo
5. Conoce mundo visitando a los amigos

Los amigos que viven en el extranjero son la excusa perfecta para conocer mundo y demostrarte a ti mismo que la distancia es solo una palabra y muchos kilómetros de por medio, pero que no es impedimento para hacer que una amistad perdure a través de los años. Solo o en grupo planea expediciones para visitar a ese amigo que vive fuera y que seguro agradecerá que le traigas novedades frescas de su lugar de origen.

6. Intenta estar en los momentos especiales, como sea.

Hay momentos fundamentales en los que uno debe estar para mantener una amistad, y hay que hacer todo lo posible para estar presentes. Si uno de tus mejores amigos se casa, me da igual que seas la persona más antisocial del planeta, tienes que estar. Hay razones de peso —muy pocas, poquísimas— que podrían justificar tu ausencia, pero una amistad cuenta con momentos fundamentales en que el grupo de amigos debe estar dándolo todo. Una boda, un bebé, una cena navideña, el anuncio de una buena noticia... Si a un plan se le mima y se planifica con esmero...intenta estar o quedarás excluido de anécdotas venideras.

7. No exijas a todos lo mismo

Con el paso del tiempo conocerás mejor a cada uno de tus amigos, sabes cómo son y cómo te pueden ayudar en cada una de las situaciones que van surgiendo en tu vida. No puedes exigir lo mismo de todos, y tampoco preocuparte o enfadarte cuando no reaccionan como tú lo harías. Tendrás la amiga con que siempre cuentas para desconectar bailando en una noche de fiesta, el amigo que reflexionará contigo en los temas trascendentales, o quien te habla de cualquier otra cosa consiguiendo que olvides ese drama tan absurdo. Maduras dentro de la amistad cuando sabes reconocer las virtudes y defectos de cada uno de tus amigos y disfrutas de ellos nutriéndote de lo que saben aportarte de manera innata.

Friends hugging in rural landscape

8. La vida pasa, en las fotos y fuera de ellas

Es divertido pararse a pensar cómo ha volado el tiempo y cómo habéis cambiado cada uno. La vida pasa y no solo se nota en las fotos en que aparecéis en grupo con estilismos vergonzosos y complementos estrafalarios. La vida pasa y se ve en los nuevos trabajos que tiene cada uno, en las metas que habéis conseguido, en el bebé que acaba de tener una amiga, en la boda que anuncia tu amigo, en el piso que se compra el ahorrador del grupo, en el libro que publica quien siempre soñó con ello. Es maravilloso tener cerca gente que te haga disfrutar del paso del tiempo a través de sus éxitos y porque está contigo celebrando tus logros. Párate a pensar en todo lo que has celebrado con tu gente, acabarás inundando de nostalgia y riendo. 

Cuando una pata de la vida tambalea, los amigos son uno de los mejores anclajes para mirar la realidad con otros ojos. Porque quien sabe cuidar un amigo, sabe cuidarse a sí mismo.