5 Reglas Para Relacionarte Con Las Personas Tóxicas

No, el mundo no se divide en buenos o malos. Pero sí que existen personas rematadamente molestas. Que por un motivo u otro, desprenden de todo menos buen rollo y como cada uno es como es, no nos queda otra que lidiar con ellas.

Las personas tóxicas son aquellas con la habilidad de hacernos sentir culpables y que para construir la relación entre ambos emplean la mentira y la manipulación. Su forma de actuar te puede llevar a hacer lo que esa persona desee, sin tenerte en cuenta, haciéndote víctima de tu propia vida, y coartando tu propia libertad y creatividad. A veces, este tipo de relaciones pueden durar años, por lo que te aconsejamos leer atentamente los consejos que te proponemos en el siguiente vídeo:

No tengas prisa en responderle. Otra de las características más importantes de una persona tóxica es hacerte reaccionar ante una determinada situación al momento, sin darte tiempo a pensar y meditar las posibles consecuencias. Pero, ¿por qué esta persona te empuja a actuar así? Con poco tiempo de reacción por tu parte, él/ella puede manipularte de forma más sencilla y efectiva. Ante este tipo de situación, te invito a tomarte un respiro y responder en el momento.

Emplear la expresión “lo pensaré” te permitirá mantener el control de la situación, además de respetarte y marcar tus límites personales ante este tipo de personas. Tú mismo tomarás el control de la situación y podrás aprender a quererte y respetarte aún más.

Planta cara a sus burlas. Otro de los rasgos característicos de este tipo de persona es que nos condiciona mucho dependiendo de cómo nos encontremos emocionalmente. Una persona tóxica y manipuladora busca asustar a su víctima con burlas y ofensas a su persona buscando generar miedo. Recuerda que suelen aferrarse a lo que creen que es una debilidad en tu persona. Mantenerte pasivo solo hará que continúe aprovechándose de ti. Cuando te defiendas, esta persona, por naturaleza cobarde, se retirará.

Son ya muchas las investigaciones que corroboran que este tipo de personalidades han sido víctimas de abusos durante su infancia y madurez emocional. Sin duda, eso no justifica sus actos negativos hacia nuestra persona, pero recordarlo es importante a la hora de responder de forma plena y sana a sus acciones.