5 consejos para superar ese miedo al cambio que limita tu vida

En muchas ocasiones resulta más arriesgado permanecer en una situación que cambiarla por completo

El miedo es una herramienta evolutiva que nos permite sobrevivir, pero en exceso acaba convertido en un obstáculo para vivir de verdad. Limita nuestro mundo. Hace que veamos cualquier cambio como una amenaza. De hecho, nuestro cerebro está programado para rechazar la incertidumbre: prefiere mantenerse en una situación negativa pero conocida que enfrentarse a lo desconocido. Y eso es peligroso porque, a veces, no hacer nada conlleva más riesgo que cambiar. Así que para acabar con ese miedo te traemos cinco consejos que Gustavo Razzetti, autor de Stretch for Change, expone en un artículo para Psychology Today.

1. Solo es un capítulo

En muchas ocasiones, incluso aunque la situación resulte insostenible —una relación tóxica, un trabajo que nos está robando la vida o una ciudad que no nos hace sentir en casa—, nos aferramos con fuerza a ella. No queremos ponerle fin porque hemos llegado a la ridícula idea de que ese capítulo es nuestra vida. Pero como explica Razzetti, "un capítulo no es un libro y tienes que pasar la página para comenzar uno nuevo".

2. Nada es perfecto

Uno de los mayores obstáculos a la hora de emprender nuevas aventuras es nuestra obsesión porque todo sea perfecto. Tememos fracasar escribiendo esa novela, cagarla durante ese viaje por Jordania o equivocarnos empezando una relación con la persona equivocada. Pero la vida es imperfecta. Y como dije Hemingway, "el primer borrador de cualquier cosa es una mierda". Ya lo irás mejorando con las experiencias.

3. No quieras controlarlo todo

Nuestra capacidad de cambio se ve mermada por dos mecanismos mentales al mismo tiempo: nuestro gran deseo por conocer qué pasará y nuestra necesidad de controlarlo todo. Y eso es imposible. Por eso, cuenta Razzetti, debes “aprender a dejar de lado las expectativas y centrarte en lo que sí puedes controlar”. Fluye con las circunstancias ajenas a ti y toma elecciones conscientes donde tengas mano.

4. Vive paso a paso

Nos encanta dibujar una gran panorámica mental sobre cómo debería ser nuestra vida. Esta pieza aquí, esta pieza allá. El puzzle montado. Solo que esto no funciona así. Siempre ocurren eventos inesperados que trastocan tus planes. Razzeti lo tiene claro: “no anticipes toda la trama y deja de vivir en piloto automático”. En su lugar, mantente vivo y moviéndote conforme a los estímulos que llegan de todos lados.

5. Fracasar es una parada

Seguro que nos lanzaríamos hacia muchos más cambios si dejásemos de ver el fracaso como un profundo agujero que todo lo engulle. Porque además, y como insiste el autor de Strech for Change, es mentira. Ni un solo fracaso es permanente, sino una situación eventual más de la que aprender. “No te frustres porque no salió bien. Usa esa energía para escribir el próximo capítulo”. Sin jugar tampoco habrá victorias.