4 ejercicios de tantra para que tus orgasmos te hagan explotar de placer

Con esta filosofía milenaria podrás expandir tu energía sexual más allá de los límites de la conciencia

Cierra los ojos y acuérdate de tu último orgasmo. Ahora imagina que esos segundos de placer se alargan en el tiempo y se estiran en el espacio. En lugar de concentrarse en tu zona genital, se expande hacia tu corazón y explota en tu cabeza proporcionándote sensaciones que nada tienen que envidiar a las drogas sintéticas. Esto se consigue a través del tantra, una filosofía milenaria que te cambiará la concepción que tienes de la sexualidad.

Sus orígenes son desconocidos. Los primeros datos que se encontraron sobre el tantra fueron en la India y, según parece, estas enseñanzas viajaron entre el Tíbet y China. En su parte teórica habla de la divinidad formada por la fusión de lo masculino y lo femenino, Shiva y Shakti, pero en la práctica enseña numerosos ejercicios que podrías poner en práctica para empezar a expandir tu sexualidad.

Resultado de imagen de tantra gif

La respiración como protagonista

Una de las principales bases del tantra es la respiración y la meditación. “Cuanto más consciente eres de tu respiración, más consciente eres de tu energía sexual y de tu orgasmo”, recoge el libro Tantra de Shashi Solluna. Existen varios tipos de meditaciones: la prayanama, una respiración meditativa lenta y profunda; la respiración circular, sin hacer pausa entre la inspiración y la espiración; y la respiración catártica, en el que se usa la respiración profunda y rápida para movilizar bloqueos.

Para empezar a trabajar la meditación a través de la respiración debes observar el movimiento que se crea en ti. Siéntate en un lugar tranquilo y cierra los ojos. Crea consciencia sobre la inspiración y la espiración. Observa el espacio que se crea entre uno y otro. No detengas o modifiques tu forma de respirar, simplemente tienes que poner atención en ese cambio.  

Resultado de imagen de tantra gif

La mirada para conectar con tu ser

Dentro de la filosofía tántrica, es muy importante crear un espacio sagrado para mantener las relaciones sexuales. Esto significa que tienes que convertir tu habitación en un templo. Las velas hacen de ese lugar un sitio acogedor y, sobre todo, especial. Incienso, música relajante y un buen perfume para tus sábanas puede generar esa atmósfera que necesitas para conectar con tu ser (y con tu pareja).

Una vez tengas ese espacio sagrado, empieza a conectar contigo o con tu acompañante. Trabajar con la mirada es muy poderoso, como recoge Sashi Solluna en su libro. Uno de los ejercicios que propone es sentarte delante de un espejo, inspirar profundamente y mirarte a los ojos. Observa cada ojo por separado y dedica al menos un minuto antes de cambiar al otro. Dedica unos 10 minutos en total a esta práctica. También puedes probar a realizarlo con tu pareja. Empezad con un saludo como “Namaste, amado” que significa “Me inclino ante ti” y seguid con el ejercicio que es exactamente el mismo, pero os miráis el uno al otro.

Imagen relacionada

El masaje y las caricias

Aunque mucha gente relaciona el tantra únicamente con los masajes, la verdad es que va mucho más allá. El tantra, como hemos visto, es una corriente filosófica que engloba muchos aspectos de la vida, más allá del contacto físico. De hecho, en muchos masajes tántricos ni tan siquiera se toca a nuestra pareja y mucho menos sus genitales.

Pero para intentar profundizar y erotizar a la pareja, podemos recurrir a los “masajes eróticos” y, de ese modo, podemos conectar con nuestro acompañante a través del contacto físico y de la sexualidad. Podemos utilizar varios complementos como feromonas, aceites de masaje, kit para masajes eróticos o para la estimulación genital, y velas aromáticas, como los que se pueden encontrar en la tienda online Diversual.

Lo ideal para un buen masaje es poner música relajante, incienso y velas por toda la habitación. Así se crea una atmósfera acogedora y muy erótica. Podéis llenar vuestro cuerpo con aceite y daros un masaje piel con piel, estimulando las zonas erógenas como el cuello, los pezones o los genitales. Dejaros llevar por la pasión, los olores, las sensaciones; y cread una consciencia sobre todo lo que sentís, sin pensar en nada más y coordinando la respiración de forma pausada.

Resultado de imagen de masaje tantrico gif

Un ejercicio para alargar el orgasmo

“Cuando esa bola sea un 20 por ciento de un orgasmo, puedes empezar a canalizarla mediante la inhalación a través de tu columna. Gira la pelvis hacia dentro y hacia abajo, introduce el vientre ligeramente y baja la barbilla manteniendo las cervicales erguidas, esta postura te ayudará a conseguirlo", explica Sashi Solluna. "De este modo estás enderezando toda la columna, facilitando el ascenso de la energía sexual. Inhálala hacia la coronilla, donde retendrás el aliento un momento. Cuando estés listo para exhalar, deja que la respiración descienda por la cara anterior de tu cuerpo”.

Imagen relacionada

Trabajar la meditación y la respiración hace que puedas mantener el deseo durante más tiempo. Disfrutar más. Sentir más. Antes buscabas el orgasmo como el final de la relación. Ahora solo es el inicio de la conexión.