4 Cosas Que Hace Una Amiga Por Las Que Deberías Darle Las Gracias

Mi madre tenía más razón que un santo cuando de pequeña me decía que era una desagradecida. Cuando tienes 12 años, crees que las cosas que tienes te corresponden, te han caído del cielo y te las mereces, así porque sí. Luego te tropiezas con personas que, sin ser tu familia, hacen cosas por ti que son capaces de cambiarte la vida, y es ahí cuando entiendes que lo mínimo que siempre puedes hacer es ser agradecido, ¿y sabes por qué? Porque cuando das las gracias estás demostrando que eres consciente y valoras lo que la otra persona está haciendo.

A pesar de que siempre intento dar las gracias por todo cuanto recibo, por pequeño que sea, creo que no existen maneras de devolverte a ti, que siempre has estado a mi lado, todo lo que has hecho por mí.

Así que un millón de gracias...

Por sacar lo mejor de mí

Que conozcas tan bien mis fantasmas hace que me sienta segura; creo que he compartido más de mi persona contigo que con cualquier pareja que vaya a tener nunca, ya que tu eres y serás siempre mi mejor amiga. De alguna manera extraña, haces que quiera ser mejor persona, seguramente porque ya soy capaz de escuchar en mi cabeza lo que tú dirías si estuvieras en mi situación.


Por hacerme la vida más bonita

Y esto es sencillamente así, sin más explicación, y sin duda cuando encuentras a alguien que es capaz, de una manera tan sencilla, de adornarte la vida, debes permanecer a su lado siempre.


Por dar tanto sin recibir nada a cambio

Es una de esas cosas que crees que solo tu familia, que lo hace de manera incondicional, puede darte. Pero sí, es así, hay gente que está totalmente predispuesta a dar sin límites, solo porque le sale. La mayor parte de la gente se pasa la vida entera buscando una pareja así para pasar el resto de su vida con ella y resulta que, a veces, lo tienes justo al lado, dentro de una bonita amistad, quizás incluso más sincera y, sobre todo, más leal.


Por caerte conmigo (aun cuando sabías que iba a caer) y por estirar de mí para levantarme

Nada te une tanto a las personas como comprobar que las tienes a tu lado en cada caída libre. Tú, que sabías que me iba a caer, te caíste conmigo y luego te levantaste para estirar de mí. Y lo mejor de todo es que estoy segura de que lo harás cada vez que me caiga -porque me volveré a caer-. Y es que saber que estás ahí alivia, alivia mucho.


Por todo esto y mucho más, gracias de corazón.