Zombis, hambruna y asteroides: así son las predicciones para 2021 de Nostradramus

Ah, y además asegura que el año que vendrá después de una plaga será todavía peor. Qué alegría

2020 ha sido un año terrible en la mayoría de los sentidos. Epidemia, crisis, incendios, en fin, una lista de desgracias que ojalá podamos dejar atrás. Aunque para los adictos a las teorías de conspiración y oráculos antiguos, de esos que se abastecieron para el fin del mundo en 2012, el nuevo año no pinta demasiado bien. Según las profecías de Nostradamus, el pensador francés que en el siglo XVI escribió el libro Les Prophéties, un compendio de predicciones de lo que sucedería en los siglos venideros, 2021 viene cargadito. “Después de una época de problemas, vendrán peores”, decía Nostradamus, en una profecía interpretada por sus fans más fieles como una advertencia: 2021 será peor. Y viendo que acertó la Revolución Francesa, la bomba atómica, los ataques terroristas del 11S, algunos se lo tomarán muy en serio.

El primer augurio habla de “fuego en el cielo y chispas”. Según El Confidencial, hace referencia a un año de mucha actividad cósmica. Y la NASA lo confirma, el año empieza con lluvia de estrellas y en mayo tendremos un eclipse total de luna. La segunda profecía habla de “algunos jóvenes medio muertos. Muertos por despecho, harán brillar a los demás y en un lugar exaltado ocurrirán grandes males”, y un largo etcétera de versos crípticos que, para sus fieles con sombrero de papel de plata solo puede significar algo: zombies. Claro que sí. Otras voces más sensatas hablan de la crisis que se viene y cómo los jóvenes van a ser los principales damnificados, siendo explotados y colaborando en el enriquecimiento de los más poderosos mientras ellos van ganando resentimiento y disconformidad social.

"Después de una gran angustia para la humanidad, se prepara una mayor. El Gran Motor renueva las edades: Lluvia, sangre, leche, hambre, acero y plaga. ¿Se ve el fuego del cielo? Una larga chispa encendida", advertía otra profecía. Para El Confidencial, está referenciando a la hambruna y a todos los males asociados: guerra, violencia y pobreza. De hecho, como recuerdan la gran mayoría de ONG, en el mundo postcovid el hambre en el mundo incrementará exponencialmente como resultado de la crisis mundial.

Dos visiones más del francés: guerra en los países islámicos y un terremoto en California. Lo hace a través de mensajes crípticos como “debido a la discordia y negligencia francesa se dará una oportunidad a los mahometanos”, que se ha interpretado como inestabilidad política en las antiguas colonias francesas en el Oriente Medio, y “el parque en pendiente, gran calamidad, en las tierras del oeste de Lombardía”, algo que aseguran que responde a California, la punta más occidental del mapa Europeo y tierra de terremotos.

Nostradamus también habla de “veremos el agua subir y la tierra caer debajo de ella”, una visión de futuro que suena a cambio climático y al aumento del nivel del mar. ¿Continuarán los polos derritiéndose? ¿Presenciaremos un desastre natural en 2021 todavía más preocupante que los de 2020? Lo bueno es que, por muy desastroso que sea, no será el fin del mundo. Según el profeta, la Tierra morirá en 3797. Todavía nos quedan unos años.