Youtuber de arte: "Cuando ponen a Frida Kahlo como una gran feminista se me ponen los pelos de punta"

El artista y youtuber sevillano, Antonio García Villarán, ha conseguido juntar a 310.000 suscriptores en Youtube para hablar del arte y del ‘hamparte’

¿Conoces a alguien que no le guste Frida Kahlo? Seguro que son más de los que se atreven a decirlo en público. Negar la excelencia de la artista uniceja de México es un tabú de la generación milenial. Lo mismo ocurre con las obras de Banksy, Yayoi Kusama, Marina Abramovich o Damien Hirst que amasan halagos aunque no todo el mundo las entienda. Y no hablemos de Van Gogh, Dalí o Edvard Munch. Algo tan instagrameable que no puede faltar en una típica y superficial conversación sobre arte, ¿no?

Pues no. Si algo distingue el canal en Youtube del sevillano Antonio García Villarán es que habla alto y claro sobre lo que algunos piensan pero la mayoría calla cuando se trata de arte. A este artista plástico, profesor y doctor en Bellas Artes no le tiembla el pulso cuando califica de ‘hamparte’, término que ha acuñado él mismo, obras de pintores incuestionables como Tápies o las performances de Yoko Ono. Ahora que suma 310.000 suscriptores en Youtube y tiene un libro a punto de salir, conversamos con Antonio sobre hamparte, redes sociales, memes y los supuestos timos del mundillo artístico. 

Entre los vídeos más populares de tu canal están las críticas a Yoko Ono, Frida Kahlo, Dalí y Van Gogh… ¿te has propuesto hacer amigos?

Jaja, para nada. Desde luego mi intención no era hacer un canal de revisionismo del arte, pero me llegaban demasiados inputs de cosas que a mí no me habían enseñado en la facultad de Bellas Artes y tenía que contarlo de alguna manera. La sorpresa fue que mis vídeos de opinión generaban un feedback enorme y aproveché para intentar lo que siempre había querido: cambiar algo en el mundo del arte.

Realmente tu primer viral fue tu crítica sobre la Feria internacional de Arte Contemporáneo ARCO, ¿alguien tenía que decirlo?

En realidad la crítica que hice fue lo que siempre había comentado con mis compañeros pero, claro, nadie se atrevía a decirlo en público por miedo a ser vetados. Pero a mí a esas alturas ya me daba bastante igual y tampoco tenía muchas esperanzas de que generase repercusión. En realidad fue más una forma de desahogarme. Sobre todo cuando una obra como un vaso de agua medio lleno de Wilfredo Prieto costaba 20.000 euros. 

¿Es ese podría ser un claro ejemplo del famoso ‘hamparte’ del que hablas en tus vídeos?

Exacto. Dentro del arte hay un poco de todo: cosas que son arte y cosas que no. Necesitaba acuñar un término medio que expresase ese tipo de arte que lo podríamos haber hecho cualquiera. Pero sobre todo que no necesita mucha reflexión artística, es decir, que es algo banal pero que muchos lo consideran al nivel de las grandes obras de arte y que adquiere un precio desorbitado en las exposiciones. La palabra salió en uno de mis vídeos hace poco más de un año y la gente empezó a usarla creando un hashtag y todo.

Entonces el hamparte sigue siendo arte…

Es que entrar en el debate de si eso es arte o no es entrar en el mundo de las ideas y cada uno tiene las suyas. Tuve incluso que hacer un manifiesto porque esto explotó en la red y hay un montón de cuentas en Instagram tipo Hamparte México o Hamparte Honduras en las que la gente comparte obras que consideran hamparte. El problema es que también se le comenzó a decir a cosas que no lo eran, como obras de principiantes. Por eso tuve que hacer el manifiesto y, de hecho, estoy escribiendo un libro donde definiré mejor todo lo que es el hamparte.

Hace poco Banksy la lió al destruir su obra ‘Girl With Balloon’ en plena subasta en Sotheby's. El tema es que esa obra que se acababa de vender por 1,4 millones de dólares ahora debe costar bastante más… ¿Es Banksy hamparte del bueno?

Por supuesto que lo es. Todo lo que Banksy hace es muy fácil de pensar y de hacer. Una niña a la que se le escapa un globo y es un corazón… ya ves tú qué gran idea. Sinceramente no me parece arte de primera calidad. En cuanto a la destrucción de su obra me parece una gran campaña de marketing. Que se autodestruya en un sitio con obras de tantísima calidad sin que ellos se hubieran dado cuenta es tomarnos por tontos. Es más, ni siquiera la destrucción de la obra me parece una buena performance. Pero ya sabemos que es el tipo de acciones que le gustan al marketing. Por eso nadie habla de la obra en sí, sino de la acción. Prevalece la acción por encima de la obra y ese es el mal del arte actual. 

¿Cómo puede ser que obras realmente malas acaben costando auténticas fortunas?

La respuesta es: ¿Qué cuesta una obra arte? Con un coche puedes saber lo que vale un Lamborghini o un Ferrari pero con el arte… es subjetivo. En un mundo con cada vez más millonarios hace falta crear lo que se llama bienes posicionales, es decir, uno que te distingue de los demás: un millonario puede tener varios supercoches pero casi nadie puede tener un Miró, un Damien Hirst o un Tápies. Esta hampa del arte lo hace para mover dinero de un lado a otro camuflado en obras de arte.

Igual es que simplemente la mayoría no tenemos ni puta idea de arte…

A veces el público se excusa diciendo que no tenemos la inteligencia suficiente para discernir que algo no es arte o no tiene la calidad que se le supone. Pero eso es un error. En serio, ¿cómo no vas a entender un Miró si son tres círculos de colores y dos rayas? Si es que no hay nada que entender y te lo dice un doctor en Bellas Artes. Entonces, he llegado a la conclusión de que no hay nada que entender, es simplemente así.

Vale, no hay nada que entender. Pero, ¿no crees que siempre ha habido una moda de seguir a artistas cuanto más excéntricos mejor? ¿es más importante el personaje que el artista?

Pasa igual que con el marketing del Ché. Parece que artistas como Yayoi Kusama, que como es así como locuela y tal, tenga que ser como la mayor artista del s.XXI aunque es más una hampartista. Y ya lo de Yoko Ono ya es que clama al cielo. Fui a una exposición en el Guggenheim pensando que era una gran artista y me quedé horrorizado. Parece que por ser Yoko Ono su obra y sus performances nos tengan que parecer una maravilla y la realidad es que dejan mucho que desear. Solo hay que verlas.

El título de uno de tus vídeos lo resume bastante bien: “Van Gogh el peor de los pintores impresionistas. El mejor producto”.

No es que fuera un mal pintor, pero del grupito impresionista sí. Es un juego que me gusta mucho y creo que es importante para quitarle toda esa caspa al mundo del arte. La gente va mucho de erudita y luego ni tanto. Para que la gente se quede con algo hay que llamarles la atención, el problema es que muchas veces con lo único que se quedan es con el titular y de eso sabéis mucho en los medios de comunicación.

Ya se ve que te gusta provocar… pero, ¿qué pasa cuando escuchas a alguien hablar bien delante tuyo de un hampartista?

Claro, salto siempre. Pero es que ya lo dicen de cachondeo porque han visto los vídeos. A mí cuando ponen a Frida Kahlo como una gran feminista y cosas por el estilo se me ponen los pelos de punta y pienso: ‘mírate un poco la obra porque igual no la has estudiado tanto y esa idea tuya no responde a la verdad’. Y sobre todo porque hay muchas mujeres artistas olvidadas que son de la misma calidad e incluso más que ella. 

Imagínate que en el futuro una dictadura mundial se planteará eliminar todas las obras del arte y solo se te permitirá salvar la obra de un autor. ¿Cuál sería?

Esta pregunta es muy difícil porque cada época tiene su artista sobresaliente. Podría salvar los cuadros de Goya porque me encantan sus pinturas negras o Picasso porque es el gran artista del s.XX. Pero es que te dejas artistas como el Bosco. En fin, sería imposible elegir uno solo.

¿Qué museo habría que visitar sí o sí antes de morir?

De los que he visitado, y mira que he ido a museos en Europa aunque me falta el de San Petersburgo, es el Prado. Es impresionante y todavía tienen muchas más obras guardadas. Lo que sí es que quizás deberían incluir más obras de mujeres porque están un poco representadas.

¿Y el que no habría que visitar ni muerto?

Desde luego del que te podrías ahorrar la entrada es ARCO, que no es un museo sino una feria, pero que mejor no vayas. De momento todos son interesantes aunque sea verdad que en el MoMa y en el Reina Sofía hay mucho hamparte. En fin que en cuanto a museos yo creo que hay que visitarlos todos.