Yasuke, el gigante africano que se convirtió en el primer samurái negro de la historia

Chadwick Boseman interpretará al primer samurái extranjero, de origen africano, cuya historia llegará pronto a los cines

“Medía 1,88 metros, era negro y su piel era como el carbón”, dicen testimonios de la época sobre Yasuke, el primer samurái negro (y uno de los pocos samuráis extranjeros) de la historia. Vivía en el Japón feudal del siglo XVI, y la altura media en la isla nipona era poco más de 1,50. Yasuke era un gigante, imponía miedo y respeto. Y por eso logró convertirse en el hombre de confianza de Oda Nobunaga, uno de los señores feudales y militares más importantes y poderosos de la historia japonesa.

Desde el primer día en el país del sol naciente, Yasuke despertó pasiones. “En 1579, su llegada a Kioto, la capital en esa época, causó tal sensación que la gente se trepaba una encima de la otra para poder verlo aunque fuera por un segundo, y algunos murieron aplastados en el intento”, detalla la BBC a través de las declaraciones del historiador Lawrence Winkler. Esta pasión sigue igual de vigente, y es por eso que Hollywood está llevando su historia al cine, que contará con Chadwick Boseman, protagonista de Black Panther, y que está producida por el estudio Lionsgate.

Iwasaki Shoten

No será la primera adaptación de su historia. Yasuke es un personaje muy famoso en el folklore japonés, y a través de manga y novelas se ha explicado su vida y mitos hasta la saciedad. La mayoría han divulgado la historia de un hombre que llega como esclavo con jesuitas al país y que, debido a sus habilidades, rápidamente se convierte en guerrero samurái hasta acompañar al infalible Nobunaga, ganando guerras, venciendo a enemigos y consolidando al señor feudal como un estratega militar todopoderoso.

Sin embargo, Floyd Webb y Deborah DeSnoo, dos cineastas que están produciendo un documental sobre él al margen de la película de Hollywood de Lionsgate, creen que muchas de estas historias sobre Yasuke son falsas. “Al cabo de un año de llegar a Japón, Yasuke pertenecía a los escalafones más altos de la clase guerrera de Japón, los samurái. Poco tiempo después, el africano hablaba japonés con fluidez y cabalgaba junto a Nobunaga en el campo de batalla. Hubiera sido imposible para Yasuke elevarse al rango de samurái en tan solo un año sin una trayectoria de guerrero. Los samuráis suelen empezar su entrenamiento durante la infancia", dice DeSnoo a la BBC.

Iwasaki Shoten

A lo que se refiere DeSnoo es que, muy probablemente, Yasuke no era un esclavo. Al contrario, “Nobunaga se interesó por él por su talento para la conversación”, explica. Segú Webb, hay registros que demuestran que el samurái negro llevó poesía en swahili (por lo que se especula que podría ser de Mozambique o aledaños) y que participó en la dramaturgia nipona. Tenía una cultura elevada, según ambas cineastas. El historiador Thomas Lockey también lo cree: “Yasuke entretenía a Nobunaga con cuentos de África e India, donde es probable que Yasuke pasase algún tiempo antes de llegar a Japón”. Era, por lo tanto, una persona instruida, debía ser alguien muy importante.

La historia de Yasuke demuestra, en el fondo, un fenómeno muy habitual entre las masas. Y es que cuando una persona de origen africano o de un país colonizado durante la época de los imperios europeos viaja, la primera idea que se cruza en la mente es que lo hizo en condición de esclavitud o de preso porque se ven estos territorios como estados incapaces, subdesarrollados y sin cultura. Sin embargo, aunque no se estudie en las aulas de Occidente, África tenía imperios y ricas civilizaciones (por ejemplo, Eritrea, cuyo estado resistió la colonización europea). Vistas las evidencias, es más probable que el samurái negro fuese un noble africano que no un esclavo, aunque la cultura popular occidental y nipona prefiera creer que su historia tiene más en común con Gladiator que con el rigor histórico.