¿Estamos volviendo a la dictadura de la extrema delgadez?

El tiro bajo nos avisó, y la minifalda de Miu Miu nos lo confirma: la extrema delgadez vuelve a las pasarelas

El retorno del tiro bajo en los pantalones ya fue la primera señal de alerta, y seguidamente han vuelto los 'microtops', las tallas ajustadas y las minifaldas (muy minis) como la 'Miu Miu' que se hizo viral. Desde hace unos años parecía que la industria de la moda había pillado el mensaje que todos los cuerpos son válidos: habían aparecido patrones de ropa más diversos y algunas pasarelas ya contaban con diferentes modelos más allá de la chica delgada. Pero ha pasado la pandemia y, al volver a salir a la calle, nos encontramos con tendencias que creíamos enterradas: las tallas pequeñas y cortes que solo favorecen cuerpos delgados.

Una vuelta a las prendas ajustadas

En el informe para esta temporada Tagwalk, la web que cruza datos de desfiles y tendencias de todo el mundo, señala una clara vuelta a las prendas ajustadas. Entre los diez estilos que más se repiten se encuentra la minifalda, la ropa que deja mucho cuerpo descubierto, el vestido 'bodycon', el uso de los sujetadores-bralettes como camiseta e incluso el retorno del corsé.

No solo recuperamos la obsesión enfermiza de las 'skinny girls' del 2000, sino que encima retrocedemos al siglo XVIII donde te enfundabas en un corsé a riesgo de quedarte sin aire. Señoros de la moda, el confinamiento tenía que servir para poder dejar atrás ataduras incómodas como los sujetadores (especialmente los de aros), no para sentir que vestimos una camisa de fuerza.

El pozo de la obsesión corporal

Por si no fuera poco, el confinamiento ha generado complejos corporales en muchxs personas, especialmente entre los jóvenes. Es en este grupo de la población en el que se ha notificado un aumento significativo de los casos de anorexia y bulimia. Esto, sumado a la estética dosmilera, genera la tormenta perfecta para arrojarnos a todxs al pozo de la obsesión corporal. 

Lo peor es que muchas marcas como la mismísima Miu Miu siguen queriendo mostrarse como abanderadas de la “diversidad corporal” creando diseños adaptados para famosas como es el caso de Paloma Esser. En su Instagram compartía una foto luciendo el archifamoso look de Miu Miu con la minifalda y el 'microtop'. Ahora bien, tú después te vas a comprar al señor Amancio (o a la tienda de Miu Miu, si puedes) y ese tipo de ropa para los cuerpos no normativos no existe. 

Para disimular aún más, existe el mal llamado mercado de las marcas para tallas grandes, que sí sigue creciendo, pero tiene poca visibilidad. Por no hablar de que decir tallas grandes es un error, ¿por qué si este tipo de patrones son tallas grandes, las demás que son? ¿Tallas normales? Por supuesto que no, todo son tallas normales, por lo que no tendría que hacerse distinción. Sea como sea, lo cierto es que el retorno de la talla cero es evidente, y solo cabe ir pensando en cómo se puede evitar la oleada de TCA y complejos que este tipo de moda puede volver a desencadenar.