Tom Hardy, De Adicto Al Crack A Uno De Los Mejores Actores Del Momento

Ya podemos afirmar que Tom Hardy es uno de los mejores actores que tiene el cine en estos momentos. En 2015 fue su año de oro donde estrenó la friolera cifra de 5 películas: El niño 44, Mad Max: Furia en la carretera, London Road, Legend y El renacido. El papel de John Fitzgerald en esta última, le ha valido su primera nominación en los Oscar como Mejor actor de reparto.

Para llegar hasta aquí, el actor británico de 38 años lleva tiempo labrándose una carrera que empezó con altibajos, pero que a base de constancia y superación, le ha llevado a consolidarse como uno de los actores referencia de Hollywood. Su capacidad de transformarse por completo en cada personaje que interpreta, le ha hecho ganarse el apodo del nuevo Marlon Brando. La mismísima actriz Jane Fonda, lo dice.

Icono masculino

tom hardy, hollywood, actor, codigo nuevo

Tom Hardy representa la masculinidad en su estado más prepotente y atractivo. Tiene un carisma que te permite amarle y a la vez odiarle. Por eso, la mayoría de sus personajes tienen un intenso conflicto interno mezclado con una naturaleza agresiva propia del hombre. Característica que, en la mayoría de ocasiones, lo acaba convirtiendo en el villano perfecto.

El actor británico es un auténtico todoterreno. No se le resiste ningún papel. Puede con todo tipo de géneros: ficción postapocalíptica, western, cine negro e incluso el drama. Si ha de poner en riesgo su integridad física, no tiene problema. Después de realizar consecutivamente tres películas de desgaste por sus complicados rodajes (Mad Max: Furia en la carretera, Legend y El renacido) esto es lo que contesta en una entrevista concedida a El Periódico:

“He tenido la suerte de que las tres requerían un alto nivel de acción y mucha energía, así que la primera me preparó para la siguiente y así consecutivamente. Es cuestión de dosificar tu energía y no malgastarla. Ahora que acabo de tener un hijo es cuando estoy verdaderamente cansado -se ríe-.”

Otro rasgo propio de él es que es un cachondo. Respuestas de este tipo lo corroboran. Le gusta hacerse el loco, algo propio de los actores. Eso sí, cuando la ocasión lo requiere, sabe dar un paso atrás y hacer su trabajo como actor secundario. Es amante de los perros y por raro que parezca, asegura no tener tiempo para ver cine.


Todo empezó…

Su primera aparición delante de las cámaras fue con 21 años. Pero no en una película, sino como modelo ganador de un concurso televisivo Find Me a Supermodel en 1998. Antes, con 15 años, se había convertido en un 'chico malo'. Se empezó a tatuar todo el cuerpo (una de sus insignias), se metía en constantes peleas y acciones ilegales, y se enganchó al alcohol y al crack. En 2003 decidió darle un cambio radical a su vida, se rehabilitó, dedicó tiempo a causas sociales y obras de caridad, y se volcó en la actuación.

Su carrera como actor arrancó con la aclamada miniserie Hermanos de sangre, producida por Tom Hanks y Steven Spielberg, que fue una cantera de numerosos jóvenes talentos de la talla de Michael Fassbender y James McAvoy. Ese papel captó la atención de Ridley Scott, quien lo llevó a su película Black Hawk derribado en el papel de Twombly. Una vez mostrado su talento, Hardy participó posteriormente en Star Trek, Sweeney Todd, Maria Antonieta y trabajó con directores reconocidos como Tim Burton, Sofia Coppola o Guy Ritchie.


Sus principales papeles

En 2008 llegó su gran eclosión con su papel principal en Bronson. Leonardo DiCaprio, con el que actualmente comparte protagonismo en El renacido, se fijó en él y convenció a Christopher Nolan para que lo fichara para Origen. Años más tarde, el director repetiría y lo convertiría en Bane, villano de Batman en El caballero oscuro: La leyenda renace. Entre una y la otra rodó dos brillantes películas, El topo y Warrior, donde logró transmitir esa dualidad entre la adrenalina del boxeo y los daños colaterales internos.

Sin embargo, el papel donde demostró su gran abanico como actor fue en Locke. Él solo, en un coche, durante una hora y media logró conmover pese a las dificultades del guión, y transmitió el desmoronamiento de los cimientos sobre los que el personaje había construido su vida.

tom hardy, hollywood, actor, codigo nuevo

Con esto llegamos a su año de oro, el 2015. Lo hemos visto como agente secreto en El niño 44, sobrevivir en Mad Max, actuar por partida doble en Legend, donde interpreta a dos gánsters gemelos con personalidad única, y como un auténtico villano en un western como El renacido, donde se ha desecho del estereotipo y ha convertido al actor de reparto, en un personaje redondo.