Hay Un Tipo De Reggaeton Que NO Te Hace Creer Que Las Mujeres Son Una Basura

Las modas mandan y a nadie se le escapa que el reggaeton no es una de ellas: son pocos los que admiten abiertamente su gusto por la banda sonora del 'perreo', y la verdad es que los creadores de estos temas tienen bastante responsabilidad en esto. Musicalmente, ninguna de las canciones logra emocionar, limitándose a machacar los oídos con ritmos más que repetitivos, un uso abusivo del autotune y melodías más básicas que la del aserejé.

Pero más despreciable de este género es la cultura misógina y sexista que lo apuntala. Aparentemente, la sociedad está intentando avanzar hacia la igualdad, mientras nuestros oídos no dejan de escuchar “está medio gordita pero chupa chévere”, "en mi cama yo la meto por el centro y la agarro y la someto” o "si sigues con esa actitud voy a violarte” y otros preciosos versos extraídos de diferentes temas de reggaeton. Y nosotros nos preguntamos: ¿No debería empezar a cambiar todo esto?

Pues parece que sí, que algo está cambiando. El famoso cantante y productor Pharrell Williams ha producido una canción de reggaeton, y se aleja mucho de todo lo que hemos comentado. En Safari, que es como se llama la canción, colabora con J Balvin, un habitual de este género, y BIA, una rapera americana que acaba de firmar con el sello de Pharrell. En cuanto a la música, olvídate de esa base que se repite en todas los temas y te taladra el cerebro; se ha escogido un ritmo suave y con sonidos relajantes que te ayudarán a superar la idea de que todo el reggaeton es mierda. ¿Y la letra? El tema no es sorprendente: 'me molas, vente a bailar conmigo', pero nada de machismo desagradable que te pueda dar ganas de darle a Pharrel con el ordenador en la cabeza.

Últimamente, muchos artistas más o menos famosos se han subido a la moda del reggaetón y el tinte machista que le acompaña de serie se ha quedado un poco en segundo plano (que no del todo, en muchos de los casos). Shakira y Ricky Martin son dos de estos ejemplos. El puertorriqueño lanzó este verano uno de los mayores hits de este año, La Mordidita. Sin pararnos a debatir lo desagradable que es el título, ni en la letra de la canción ni en el videoclip se hace ninguna referencia machista o denigrante hacia la mujer, pues la letra ni siquiera se basa en el sexo explícito. Y lo mismo sucede con La Bicicleta, de Shakira.

No podemos saber hacia donde va todo esto, pero podríamos estar entrando de lleno en la evolución definitiva del reggaeton. Sí, parece que por fin podremos escuchar estos temas sin sentir repulsión por la humanidad. Puede que, a partir de ahora, nos limitemos a soportar sus bases y melodías sin tener que preocuparnos por la cultura de la violación que nos intentan colar sus 'brillantes' compositores. Sonreíd un poco, que empieza la nueva era del reggaetón.