El Test Definitivo Para Saber Si Eres Un Completo Imbécil

¿Te preocupan tus amistades? ¿Hace tiempo que no pillas? ¿No estás seguro de las decisiones que has tomado en los últimos años? ¿Te sabes mejor la vida del nuevo novio de tu ex que la tuya propia?

Si las respuestas a estas preguntas son "sí", es posible que te estés convirtiendo en un imbécil. Para que salgas de dudas, te traemos el test definitivo para saber si eres un imbécil o no.

El funcionamiento es sencillo: si de la siguiente lista de 20 cosas haces entre 10 y 15, estás a punto de ganarte una hostia, pero aún tienes tiempo de rectificar. Si haces entre 16 y 19, lo raro es que no te hayan dado la torta ya. Si obtienes una puntuación de 20, deberías pegarte tú mismo por vergüenza. Las que están en negrita valen doble, y si las haces todas, es como tener directamente la máxima puntuación.

1. Utilizar gerundios para hacerte el guay, sobre todo cuando subes fotos a Facebook o Instagram. Ejemplos: #terraceando #cerveceando #moreneando. También es aplicable a las palabras terminadas en ‘’eo’’, véase ‘’moreneo’’, ‘’cerveceo’’, el ultra-despreciable ‘’latineo’’, etcétera.

2. Ser el cretino de la boda que se pasa la noche entera diciéndole a la gente ‘’Tranquilo, ¡a esta invito yo!’’, en la barra libre. Debería de permitirse la pena de muerte en casos así.

3. Descargarte discos valorados en 12 euros desde un Macbook Pro que te ha costado 1.300 alegando que no tienes pasta. También aplicable a descargarse películas de forma ilegal para verlas en tu Home Cinema. Cuéntame otra.

4. Ser la típica persona que se despide con un ‘’¡Hasta el año que viene!’’ antes de las vacaciones de Navidad. Hay un mundo maravilloso ahí fuera como para que tú sigas con semejantes memeces.

5. Hacer coñitas del estilo ‘’¡A saber dónde has metido la manooo!’’ mientras pones cara de pillo cuando alguien aparece vendado o escayolado. Intolerable.

6. Correr como alma que lleva el diablo detrás de autobuses, trenes o metros que se marchan, cuando sabes de sobra que va a pasar otro cinco minutos después.

7. Julio de voluntariado en Nepal o similares y agosto hasta el culo de farlopa en Ibiza o similares. Eso es la verdadera casta, como dicen ahora.

8. Ir a la playa llevando calzoncillos por debajo del bañador: ni siquiera es aceptable cuando tienes catorce años y estás en plena pubertad. No mandamos a un tipo a la Luna para que tú andes con gilipolleces así…

9. Subir fotos de tu grupo de amigos con títulos tales como "GRANDE, FAMILIA". Me he cargado dos portátiles y tres tablets por las vomitonas que me provocan ese tipo de títulos, hablo totalmente en serio. Además, a la mitad ni te los miras a la cara. Seriamente preocupante.

10. Tener el último modelo de Smartphone valorado en 600 euros pero no poner Google Maps ni vídeos en YouTube porque ‘’me quedo sin datos’’. ¿Te has parado a pensar que Nelson Mandela estuvo en la cárcel y tú sigues campando a tus anchas por ahí?

11. Recordarle a la gente que se acaba de cortar el pelo que se acaba de cortar el pelo con frases como ‘’¡Te has cortado el pelo!’’. Muchísimas gracias por la información, ¿te crees que me he cortado el pelo sin querer y no me he enterado?

12. Presentarte como ‘’modelo’’ solo porque subes fotos medio desnuda al Instagram y una amiga de tu madre te hizo una sesión semi-profesional para el catálogo de su mercería.

13. Utilizar la excusa de ‘’es que llevo toda la semana en Londres y solo me sale en inglés’’, cuando no te acuerdas de una palabra en concreto. Sobra decir que en inglés tienes menos idea aún. Esta es de llamar a la policía.

14. Felicitar los cumpleaños de la gente o comentar sus fotos con la coletilla ‘’Saludos desde (inserte aquí el destino del extranjero donde se encuentre, cuanto más lejano y exótico mejor)’’.

15. Utilizar regularmente las frases ‘’no soy racista, pero…’’, ‘’no soy machista, pero…’’. Uno es dueño de sus propias decisiones y no tiene porque andar justificando nada.

16. Ser el típico colega pedante al que le encanta decir: ‘’el primer disco es mucho mejor’’, ‘’el libro es cien veces mejor que la película’’ o ‘’yo solo veo las películas en versión original, no hay color’’.

17. Considerar que Amelie, El Diario de Noa y Pulp Fiction son tres grandísimas películas de culto que le recomendarías a todo el mundo.

18. Ser Pro-Android o Pro-Iphone y enzarzarte en grandes discusiones acerca de sistemas operativos, colores de la pantalla, memorias RAM y ese tipo de cosas que no le aportan absolutamente nada a absolutamente nadie en absolutamente ningún lugar del maldito planeta.

19. Considerar que el flyboard y el paddle-surf son deportes. Así de sencillo.

20. Llevar gafas de sol y gorra para atrás. La gorra es precisamente para protegerte del sol, así que te puedes ahorrar las gafas. Y viceversa.

¿Qué? ¿Ya entiendes por qué cada vez tus amigos pasan más de ti? Ahora es el momento de empezar a trabajar en el cambio y recuperar tu vida. Y si conoces a alguien en riesgo de ser un imbécil, envíale este test, te lo agradecerá.