Las Soluciones Para El Medio Ambiente Existen, Ya No Puedes Mirar A Otro Lado

La razón por la que todos deberíamos ver y hablar de Demain, el documental dirigido por Mélanie Laurent y Cyril Dion, es que se centra en las soluciones y no en los problemas. Sí, todos sabemos que la forma de producir a la que nos ha llevado el hiperconsumismo actual no es sostenible. Se acaba el petróleo (toc toc, ¿cuántas veces hay que decirlo?), precios más bajos suelen implicar sobreexplotación humana y natural, se gasta, por ejemplo, más energía en producir una cantidad determinada de carne que las calorías que esta nos aporta, etc. Pero todo esto ya lo habías oído.

El documental que aporta soluciones

Este filme que se estrenó en diciembre y este año por fin ha dado el pelotazo (ganando el César al mejor documental del 2016 y siendo proyectado en cines de todo el mundo). Trata de las iniciativas alterconsumistas que ya se están llevando a cabo alrededor del planeta, o lo que es lo mismo: formas distintas de educar, producir, distribuir y consumir que no convierten en víctima nuestro planeta, que (hola, ¿qué tal?) es nuestro único hogar.

Se habla, por ejemplo, de las 'Transition Towns' (ciudades en transición) como Totnes, en el Reino Unido, que aplican la resistencia social mediante su propia moneda canjeable en tiendas locales, que potencia el consumo de alimentos de proximidad. Otra de las ideas geniales que muestra 'Demain' es Incredible Edible (increíbles y comestibles), un proyecto que a través de la producción colectiva de plantas y alimentos en zonas comunes de la localidad, replantea (valga la redundancia) las interacciones sociales: con los incentivos necesarios, la gente le da valor a aquello que sabe que beneficia a la comunidad. La clave es extender este concepto de comunidad a todo el planeta. ¿Suena utópico?

De buenas intenciones no se vive

¿Qué sacamos de este documental? Mucho más que las buenas intenciones de unos pocos ecologistas por el mundo, porque de estas no se vive y eso también nos lo han dicho muchas veces. Este documental muestra que con las herramientas que existen ya se pueden hacer las cosas de forma diferente.

Tanto las grandes empresas como los gobiernos maximizan sus beneficios sopesando sus costes. Por lo tanto, convencer desde la lógica no es mendigar. La empresa francesa Pocheco, fabricante de sobres, lleva años produciendo con un impacto CERO en el medio ambiente y no por ello deja de ser productiva ni de crear puestos de trabajo: es la gracia de la 'economía circular'. No pedimos el cambio: explicamos su necesidad. Y si como consumidor o como votante eliges siempre al que ya ha entendido que lo del cambio climático no es ninguna chorrada, créeme: el resto te van a necesitar, y se verán obligados a cambiar.

Lo más revolucionario que puede hacer hoy la economía global es reconsiderar su forma de crecimiento, y la web del documental te cuenta cómo. No te pedimos que seas el primero o el único, al contrario: tu papel es convencer a tu vecino, y ese será tu grano de arena, y poco a poco nos daremos cuenta colectivamente de que podemos obtener el mismo subidón saltando de una roca que comprándonos 300 gadgets.

La tecnología y la economía van a mil por hora, pero los cambios sociales toman mucho más tiempo. Y además, que no te engañen los escépticos, porque ya dijo Galeano que la utopía, aunque se aleje de ti a cada paso que das, está para eso, para caminar. Y si no que se lo digan a todas y cada una de las 10.266 personas que a través del micromecenazgo en la plataforma Kisskissbankbank hicieron posible este documental.  Así que a qué esperas, la próxima vez que te entre un ataque de activismo, no dudes en hablar de Mañana.