'Snowfall', la serie sobre la epidemia de crack que tienes que ver

La quinta temporada de 'Snowfall', que retrata el imperio de la cocaína y el crack en Los Ángeles en los 80, es compleja y trepidante 

Los Ángeles, 1983. Un joven negro y brillante es discriminado en la universidad y regresa al barrio porque no tiene pasta para pagarse los estudios y paga por un problema con la beca que no es culpa suya. A partir de ahí, Franklin, brillante en las matemáticas, va construyendo el mayor imperio de la cocaína en su barrio y sus ideales de lucha por la justicia social y contra el racismo van difuminándose a medida que va enriqueciéndose, armándose y destruyendo a sus enemigos. 

'Snowfall' llega a su quinta temporada, disponible hasta el episodio 5 ya en HBO, sin que haya hecho mucho ruido en España. Pero es una serie que no te deberías perder si te interesan historias complejas ambientadas en entornos marginales como 'The Wire', con personajes complejos que se van oscureciendo a medida que van tocando poder y dinero, como le pasa a la mayoría de seres humanos, y con una corrupción que lo pudre todo y que va más allá de los propios traficantes. Compleja, social y trepidante. 

Drogas, historia y capitalismo

Como una especie de 'The Wire' más histórica, más entretenida y tal vez algo menos profunda y carismática en cuanto a los personajes, 'Snowfall' retrata muchas cosas: cómo la adulteración de la cocaína dio paso a una epidemia de crack en el Los Ángeles preolímpico, cómo destruye la vida de una joven en pocos minutos (olvídate de Zendaya en 'Euphoria', Wanda, interpretada por Gail Bean, es la verdadera destrucción de las drogas) y cómo la CIA puede participar del tráfico de drogas para financiar sus guerras anticomunistas en Nicaragua. Esta historia, además, está documentada históricamente. 

Si 'Euphoria' se recrea estéticamente en la destrucción que la frivolidad, los cánones de belleza y las drogas generan en la adolescencia, 'Snowfall' retrata de manera cruda y sin endulzar cómo el capitalismo aplicado a las drogas destruye los barrios y cualquier valor que se ponga por delante. Una serie imprescindible para entender cómo se forja un tirano, una especie de revisión del Padrino aplicando la evolución de aquellos Corleone italianos a las familias humildes y maltratadas de Los Ángeles. 

La complejidad de las familias, cómo se debilita la relación con tíos y amigos de toda la vida cuando existe un gran negocio de drogas de por medio, lo relativo de la amistad cuando se pone en riesgo todo un imperio o cómo gestionan emocionalmente la relación de pareja un narcotraficante y la dueña de la inmobiliaria que mueve su dinero son otros de los entresijos que cuenta esta serie adictiva, cruda y realista.