Esta Serie Podría Seguir Avivando El Odio En La Sociedad Estadounidense

Se iba a llamar Civil y quería retratar un mundo en el que, tras unas elecciones estadounidenses, la situación social y política se habría tensado tanto que habría creado el caldo de cultivo perfecto para una guerra civil moderna. ¿Te suena? En esta serie, los medios y las redes sociales habrían contribuido a echar más leña al fuego y a hacer que todo ardiera incontrolablemente en EE.UU. Pero, después de la victoria de Trump en noviembre, según explicaba el medio Deadline, esa trama parecía 'demasiado' cercana a lo que está sucediendo en la realidad. Así que, aunque ya se había grabado el episodio piloto hace meses y se habían encargado guiones, el canal de televisión TNT y la productora Metro-Goldwyn-Mayer Television han decidido no tirar para adelante el proyecto.

El proyecto contaba con un equipo de calidad; compuesto por Scott Smith, Thomas Kelly, Lloyd Braun, Andrew Mittman, Courtney B. Vance y el director Allen Coulter, que, entre otros, ha dirigido más de 10 capítulos de la mítica Los Soprano y algunos de otras más recientes como House of Cards o Broadwalk Empire.

Todos ellos se pusieron manos a la obra a principios de este verano para grabar el episodio piloto, antes de que se supiera quién iba a sustituir a Barack Obama al frente de EE.UU.. Entonces todavía se rumoreaba que Trump no tenía posibilidades reales de ganar y, la idea inicial, era emitirlo en noviembre -coincidiendo con las elecciones presidenciales- y lanzar la serie en enero de 2017. Pero en agosto, el canal de televisión estadounidense TNT, que emite series como la famosa The Bing Bang Theory o la satírica Robot Chicken, y que también produce, paró el proyecto y parece que no va a reanudarse.

Quizás una señal más de cómo se está tensando la situación después de que los estadounidenses hayan decidido que Trump se convierta en su nuevo presidente. Un ejemplo de que la controversia que ha creado durante su campaña -plagada de actitudes machistas y xenófobas- y la polarización social a la que ha contribuido es peligrosa. Aunque no necesitan una serie que demuestre cómo todo ello, llevado al extremo, puede terminar estallando. ¿Será que sus productores no quieren instigar a algunos ciudadanos a tomarse la revancha por su cuenta? ¿Tienen miedo de que lo que haga ese drama sea darle a los telespectadores una guía violenta? Nos quedaremos con las dudas, porque Civil jamás verá la luz.

Crédito de la imagen: Philippe Leroyer