Romanticismo Del Siglo XXI: Los Detalles Románticos Cutres

El romanticismo se ha perdido. En boca de muchas personas está esa frase de “demúestramelo con actos y no con palabras”. Y eso tiene un transfondo que está muy bien, pero parece que hemos llegado a un punto en el que confundimos una prueba de amor con detalles románticos cutres o con chorradas consumistas que, además de ser patéticas, lo único que demuestran es que estás dispuesto a gastar una parte de tu tiempo o de tu pasta en algo que en realidad es una mierda.

Cartas de amor

Sexo en Nueva York ha hecho mucho daño. Ha llegado un punto que más que un detalle que alguien puede tener, escribir una carta de amor se ha convertido en una exigencia. Asumidlo, ni tú eres Carrie Bradshaw ni tu novio es Mr. Big. Pero bueno, si tu pareja es mínimamente creativa, espiritual e inteligente, quizás una carta de amor de vez en cuando esté bien. Ahora, si por el contrario es el kinki, nini y macarra del parque o simplemente no da para más, no esperes cartas de amor a la altura de hombres ilustres, sino más bien un copy paste de alguna letra de reggaeton barato en el que acabará diciendo que te va a poner contra la pared.


Bombones

Ella en plena operación bikini y tú vas y apareces con la típica caja de Nestle en forma de corazón. Claro que sí, campeón.


Peluches

Un clásico. Ni a todas las chicas les gustan los peluches, ni a todos los chicos les resulta un detalle tierno por el que recordarte toda la vida. Los ositos de peluche con un corazón cosido a las manos son probablemente los detalles más pegajosos y por lo tanto cutres que puedes hacer. Su variante más peligrosa son los peluches gigantes. Esos con los que tu novio/a intenta comparar su amor con el tamaño del osito, perrito o gatito que te está regalando. "Cuanto más grande, más sabrá todo lo que le quiero". No. Simplemente, no. Algunos psicóticos le echan un bote entero de su colonia para que huela a ellos. Acojonante.


Habitaciones de hotel

Esto no es romántico, tú lo que quieres es meterla.


Pintada en la acera o pancarta

Este es uno de los regalos más recurridos entre los adolescentes, es normal, a tres metros sobre el cielo ha tenido consecuencias devastadoras. Y claro, tú te crees que eres un Banksy del amor y corres al chino de tu barrio a comprar un spray para hacer lo mismo que Mario Casas (a falta de abdominales, buena es pintada). Pero lo cierto es que más que algo romántico estás haciendo el ridículo y manchando la calle con cosas como 'Vane Te QUieroh*'.


Rosas

Una rosa para una rosa. Despierta, las rosas se utilizan para todo. ¿Ha nacido alguien? Ramo de rosas. ¿Alguien está ingresado en el hospital? Ramo de rosas. ¿Es el cumpleaños de alguien ? Ramo de rosas. ¿Alguien se ha muerto ? Ramo de rosas. Ha llegado un punto en el que las flores han perdido su significado especial, think about it.


Marcos cursis con vuestra foto

El colmo de lo cutre, cursi, espantoso y del mal gusto son este tipo de marcos. ¿En qué pensabas cuando lo compraste? ¿Piensas que alguna foto quedaría bien ahí? ¿Crees que alguien se fijaría en vuestra foto en esa mierda de marco? Más que amoroso, es monstruoso. Si no te dejan después de ver este regalo...


Tatuajes

Nombres, dibujitos, infinitos... El día que lo dejéis te sentirás infinitamente idiota.


Declaraciones en vídeo

No acabes como este tío, el cani amoroso: