Ha retratado a los habitantes de ‘Las 3.000 Viviendas’ de Sevilla y te dejarán sin palabras

Las Vegas es la zona más peligrosa de ‘Las 3.000 Viviendas’ de Sevilla. Su construcción acogió a personas provenientes de zonas chabolistas y se concluyó en 1977. Desde el principio, se consideraba un lugar inseguro. Diez años después de su entrega, en muchos de los bloques de pisos carecían de la mayoría de sus servicios originales, como agua caliente o ascensores, porque habían sido robados los motores. Hoy es un paisaje apocalíptico donde las aguas fecales y las drogas dominan la escena. Bomberos, carteros, o funcionarios públicos no entran sin escolta policial. Aún así es cuna de grandes artistas como los hermanos Amador, La Tana, Juana la del Revuelo o Carlos Heredia, entre otros.

“Siempre había querido ir al barrio más conflictivo de España”, confiesa al otro lado del teléfono el fotógrafo brasileño, Sasha Asensio. Con toda la calma del mundo, comenta como tuvo ‘lo que hay que tener’ para adentrarse en un lugar en el que la palabra ‘respeto’ asciende a otra dimensión: “me fui directo con mi cámara metida en una bolsa y al llegar me parecía que estaba en la zona cero de un accidente nuclear”. Por eso mismo, este viejo zorro de la cámara tuvo que sacar toda su simpatía natural y know how para ganarse la confianza de los traficantes de droga, heroinómanos y de toda la comunidad gitana que habita el subúrbio.

“Está claro que no puedes llegar allí de vacilón, hay que saber entrar a la gente con humildad y una sonrisa. Me gritaban desde las ventanas e incluso pensaron que era un policía de paisano. Tuve que enseñarles mis proyectos anteriores para que se relajasen”, explica. Pero es que las fotos de Sasha no pasan desapercibidas, sus retratos de la cara menos amable de la vida te congelan el alma y, acto seguido, te devuelven la fe en la humanidad. Para su lente, hasta la persona menos afortunada tiene esa chispa de orgullo, de amor propio, de genialidad que la convierten en única. Por eso mismo se ganó el derecho de retratar parte de sus vidas.

Aunque, como era de esperar, la confianza tenía un límite: “Hubo un momento en el que fotografiaba el rostro de una anciana gitana a tan solo 30 centímetros de su rostro. A mi alrededor toda su familia y vecinos me observaban como alucinando. Era una calma tensa, conseguí las fotos pero sudé frío un buen rato”. De hecho, los bomberos y la policía no podían creerse como Sasha entraba al barrio con una cámara de varios miles de euros y sin solicitar escolta. “Ya sabía que si alguien quería la cámara la perdería y punto. Asumí toda la responsabilidad aunque alguno pensó que era un inconsciente”, confiesa el de Sao Paulo.

Otro límite al que Sasha tuvo que enfrentarse fue el de penetrar en los decadentes bloques de viviendas. Aunque consiguió entrar en los edificios, una muestra perfecta del ‘chabolismo vertical’ para los que han estudiado el suburbio, fue completamente incapaz de acceder al interior de los pisos y mucho menos de sacar alguna foto. “Siempre me dejaron muy claro que podría ir escaleras arriba y abajo de los edificios, pero las casas estaban prohibidas para mí. Espero conseguirlo algún día”, dice. De hecho, Sasha ya planea su regreso al barrio para culminar el primer capítulo de un proyecto que le hará recorrer los 10 suburbios más castigados de España.

“Mi único objetivo es retratar el orgullo del pueblo gitano. De Las 3.000 Viviendas salieron artistas como Raimundo Amador y eso no es cualquier cosa”, relata el fotógrafo que espera que sus instantáneas (y el libro en el que estarán recogidas) cambiarán la opinión de las personas respecto al barrio y la gente que lo habitan. Otro asunto es la posición de la Junta de Andalucía respecto al lugar y que, según Sasha, “se ha olvidado por completo de esta parte de Sevilla”. Sin embargo, es consciente de que el reto no será menor y que, por mucho que ya haya metido un pie en Las 3.000 Viviendas, su cámara sigue estando mejor en la bolsa que en su mano.