En realidad 'La vida de Adèle' viene de un precioso cómic donde la historia continúa...

¿También tú saliste feliz del cine cuando, al final de La vida de Adèle, viste que ponía "Capítulos 1 y 2" y dedujiste que la historia continuaría? ¿Y sufriste la decepción cuando comprobaste, después de un par de días de buscar en Google compulsivamente, que no tenía pinta de que fuera a haber una segunda parte, a pesar de premios y crítica? Si ese es tu caso, no sufras. Hay esperanza. Que se ruede una segunda parte (o un tercer y cuarto capítulo) de La vida de Adèle, si estuviste al tanto de la polémica que sucedió al estreno de la premiada cinta, sabrás que no parece una opción con muchas posibilidades.

La crítica había alabado La vida de Adèle; el público estaba emocionado; Kechiche (el director franco-tunecino que adaptó El azul es un color cálido), Léa Seydoux (Emma) y Adèle Exarchopoulos (Adèle) ya tenían en mano los premios recibidos en Cannes; la gira publicitaria estaba funcionando a la perfección y, de repente, estalló el drama. En una polémica entrevista Léa se quejó sobre los métodos de dirección de Kechiche, explicando que las hacía repetir tomas hasta el agotamiento, que las colocaba en una situación psicológica cercana al abuso y que no volvería a trabajar con él porque su perfeccionismo lo volvía intransigente e incluso violento.

Adèle y varios técnicos que colaboraron en la grabación de la película suscribieron su testimonio. Kechiche se ofendió, se sintió calumniado y apuñalado por la espalda, llamó a las actrices niñas mimadas en pleno acto público, haciendo llorar a Léa, y aseguró que iba a interponer una denuncia.

adele codigo nuevo

Ahora parece que aquellas aguas están calmadas por fin. La denuncia no llegó a tener lugar, los implicados hablaron en privado y Adèle comentó en varias entrevistas que, aunque era pronto para decirlo, no tendría problema en volver a encarnar al personaje con el que nos ganó a todos (siempre y cuando fuera después de una temporada dedicándose a otros proyectos). Tanto ella como Kechiche tentaron a la prensa con la posibilidad de rescatar a Adèle más adelante, cuando el personaje (y tal vez también la actriz) tuviera ya treinta años. Que Léa se reincorporara al reparto es lo que parece más improbable.

Sin embargo, haya segunda película o no, no todo está perdido. De hecho, estaba ganado de antemano. La vida de Adèle no es una idea original de Kechiche (aunque la construcción de la película se realizó mediante improvisaciones) sino que está basada en una novela gráfica de Julie Maroh, El azul es un color cálido.

adele codigo nuevo

De hecho, Maroh añadió leña a la polémica de la película, ya que no estaba de acuerdo con muchas de las decisiones tomadas por Kechiche (fundamentalmente, las que atañían a las escenas de sexo entre las protagonistas) y le parecía absurdo que primara una visión masculina y heterosexual cuando lo que se estaba comunicando era una historia de amor entre mujeres homosexuales. Esto, más allá de ser una anécdota, es importante si quieres adentrarte en el cómic de Maroh.

adele codigo nuevo

La historia propuesta por Julie y la de Kechiche comparten puntos pero, sobre todo, hay que destacar las discrepancias. La película se centra más en la intimidad entre los personajes, en sus pieles (de ahí el ritmo pausado y la abundancia de primerísimos planos) y en la tensión sexual. Por su parte, el cómic profundiza en el enfrentamiento del personaje con su propia sexualidad, con la sociedad que la rodea y en la noción del amor eterno. De hecho, en la novela gráfica, el personaje se llama Clementine en lugar de Adèle y, aunque sea la voz que narra, no es su perspectiva la única que impera. Kechiche decidió narrar desde la perspectiva de Clementine y cambiar su nombre por el nombre de la actriz que le daba vida.

La película es descarnada y directa, el cómic es mucho más sutil. Hay escenas de sexo, pero la perspectiva es muy diferente, como acusaba Maroh. Lo que sí comparten cómic y película es que narran una historia de amor. Una historia preciosa y universal. La película tiene un final abierto. La novela gráfica un punto final. Puedes recuperar a Emma y a Adèle-Clementine y descubrir qué pasa con ellas entre las preciosas (y azules) páginas de Maroh. Porque si algo está claro es que al final que viste todavía le queda parte de la historia.

Y es tan intensa que vale la pena adentrarse en ella.