Radio Gaga, historias reales que te enseñan a ser mejor persona


— Me encantaría tener pareja pero si conozco a una chica, ¿qué le voy a decir? '¿Hola me llamo Miguel Ángel y soy un loco trastornado?' Siempre vas con miedo, el miedo a ver cómo reaccionarán.

— ¿Y tú? ¿Tú crees que estás loco?

— No, yo creo que tengo una enfermedad. Pero me la estoy tratando, es una enfermedad como cualquier otra. Me siento normal, el problema no lo tengo yo, el problema está ahí fuera.

Miguel Ángel tiene trastorno límite de la personalidad. Dicho así, en términos psiquiátricos no suena tan mal pero la realidad es que la mayoría de nosotros lo hubiéramos resumido en un simple “está loco”. De esos locos que muchos nos hemos cruzado alguna vez y del que, de forma instintiva, nos hemos apartado, como si nos fuera a hacer algo.

Cuando me abrazan se me acelera el corazón, se me pone a cien por hora porque no estoy acostumbrada a recibir cariño. Aunque sea solo por un día, me gustaría sentirme niña, ir a ver el mar, ir a la montaña… tengo tantas cosas que quiero hacer, que se me acumula la faena.

Y ella es Chari, una mujer con la vida rota pero con una risa tan renovadora y contagiosa que escucharla te quita todos los males. Tiene esquizofrenia paranoide, esa enfermedad que siempre nos han pintado como 'peligrosa' pero no, ella nunca ha hecho daño a nadie, el daño se lo han hecho a ella, desde que tiene consciencia.

Dicen que el verdadero viaje de descubrimiento no es buscar nuevas tierras, sino mirarlas con nuevos ojos, y esto es lo que hace Radio Gaga, un nuevo formato televisivo que sería absurdo intentar catalogar ya que no se trata de un documental, ni de un programa de entretenimiento al uso. No, este formato va más allá.

Va a esas realidades que todos sabemos que existen y que nunca nos hemos parado a contemplar. Tal vez por miedo a lo desconocido o por una simple falta de interés a lo que nos pilla lejos, o quizás también sea porque hasta ahora tampoco se nos ha presentado la oportunidad de acercarnos a ellas de una forma tan reveladora, emocionante y auténtica.

Radio Gaga es un viaje. Un viaje a la verdad. A la piel más profunda del ser humano compuesta por miles de formas y colores y que nos acerca los unos a los otros sin importar de dónde venimos o a dónde vamos.  Un viaje con varias paradas singulares en las que Quique Peinado y Manuel Burque dan voz a los que nunca la han tenido. Así de sencillo, y necesario. En cada capítulo, durante 48h la caravana de Radio Gaga abre sus puertas para todo aquel que quiera pasar a charlar. Y digo charlar porque es precisamente una de las cosas que hace especial este formato. No es una entrevista corriente, sino que Burque y Peinado dejan a un lado los papeles de presentadores y se convierten sencillamente en lo que son: personas. Consiguiendo así una comodidad y naturalidad en el ambiente que ni en casa, y provocando de forma inconsciente que los invitados a la caravana muestren su cara más auténtica, dando rienda suelta a sus miedos, sus esperanzas, sus frustraciones, sus sueños... Dando rienda suelta a lo que, al fin y al cabo, tiende el puente entre nosotros. Da igual que se trate de un 'loco trastornado', de un inmigrante, o de un anciano de 89 años, consigue que por un momento contemplemos el mundo desde otros ojos.

Y es que Radio Gaga es el tú a tú de los temas tabúes de esta sociedad, la luz al final del túnel, el altavoz de las historias anónimas y reales tan lejanas, y su vez tan cercanas que con suerte en algún caso logrará curar prejuicios. Porque cada realidad desconocida es una oportunidad para aprender, de uno mismo y de los demás. Y no se aprende a distancia, ni se conoce si no nos acercamos, si no nos tocamos. Esa es la clave. La materia básica para el encuentro, el respeto, el equilibrio, la bondad... Ser otro, por un rato.