Presidentes De Ficción Que Cualquiera Preferiría Antes Que La Mierda Que Tenemos

Tenemos que admitirlo. Los Presidentes de las películas molan mucho. Pero es que además, si los comparamos con los presidentes que hemos tenido, tenemos, o podríamos tener, el panorama se vuelve mucho más extremo. Hollywood subraya aun más la calamidad de la historia presidencial española e internacional.

Y vale, es sólo cine. Pero no deja de ser evidente que independientemente de estar o no estar de acuerdo con las ideas de un presidente, éste debería ser cuanto menos, un maldito genio. Alguien asombroso, brillante, inteligente, digno de admirar. Con un montón de habilidades, conocimientos y cultura. Sabemos que es difícil encontrar a gente así, pero también es difícil dirigir un país, ¿no? Así que realmente me queréis decir, que los antiguos presidentes o los posibles candidatos, ¿son lo mejor de nuestra sociedad? ¿La crème de la crème, como dirían los franceses?

No tengo más preguntas señoría. En lugar de eso, vamos a dejaros una pequeña lista de algunos presidentes de ficción que votaríamos antes que la mierda que tenemos.

1. Morgan Freeman en 'Deep Impact'

Con esta peli se abrió la veda para los presidentes afroamericanos. Freeman encabezaba con éxito un plan para salvar Estados Unidos de la aniquilación (otra vez). Aunque para ser francos, aún no tengo claro si nos gusta el personaje que interpreta Morgan Freeman, o es que simplemente Morgan Freeman lo peta mucho siempre. Ya hizo de presidente en otra ocasión, esta vez basado en hechos reales, cuando se metió en la piel de Nelson Mandela para Invictus. Incluso hizo de Dios en Como DiosY lo cierto es que nos lo creemos, sin problemas. Es una de esas personas que inspiran una cálida autoridad. Como de sabio de la tribu. Yo me pido a Freeman for president ya mismo.


2. Kevin Kline en 'Dave, presidente por un día'

Ser presidente es algo para lo que los políticos se pasan toda su vida preparándose. (Menos mal que por escrito no se escuchan las risas) Así que, ¿qué sucede cuando el presidente se pone enfermo, y un ciudadano común debe tomar las riendas? Si eres Kevin Kline, haces frente a la movida sin pestañear. Haciéndose pasar por el presidente real, logra evitar el pánico, y utilizar su autoridad para equilibrar los presupuestos. Y es que si vosotros os parecierais al presidente y os colocaran en su lugar, así es como usaríais vuestro poder, ¿verdad pillines...?


3. Harrison Ford en 'Air Force One'

¡Esto sí que era un presidente! Unos terroristas secuestran el avión presidencial para negociar la liberación de su líder, pero no cuentan con que Harrison Ford, ha sido ya Han Solo e Indi, y está de vuelta de todo. Hablamos de un presidente en funciones que tiene habilidades para cargarse a todos los miembros de una célula terrorista uno por uno. ¿Os imagináis a algún presidente español dándose de mamporros con los terroristas a diestro y siniestro?


4. Bill Pullman en 'Independence Day'

Ser presidente nunca es fácil, recortes, conflictos internacionales, los medios de comunicación que atacan las bases de sus políticas... Pero pocos se ven obligados a lidiar con extraterrestres invasores, la misma semana que pierden a su esposa. Pullman en cambio se las arregla para salvar a la humanidad y encima hacer del 4º de julio, un día de fiesta mundial. 


5. Hugh Grant en 'Love Actually'

presidentes de ficción-codigo-nuevo-mileniales

"Un amigo que quiere intimidarnos, deja de ser nuestro amigo. Y como los abusadores sólo respetan la fuerza, de ahora en adelante, responderé con mucha más fuerza. Y el Presidente deberá prepararse para eso", le dice el primer ministro inglés interpretado por Hugh Grant al presidente de Estados Unidos . A ver qué primer ministro se le pone así de gallito al presi de la primera potencia mundial en muchos ámbitos en plena rueda de prensa.


6. Kevin Spacy en 'House of Cards'

presidentes de ficción-codigo-nuevo-mileniales

Para acabar, el genio de la manipulación Frank Underwood. Es malvadísimo, y aún así, no lo podemos evitar, nos encanta. Será porque Kevin Spacey nos mola mucho, será porque su personaje en la serie nos pone ojitos, y comparte secretos con nosotros, nos hace cómplices de sus fechorías soltando frases cínicas a cámara, y enarcando una ceja con teatralidad. Será porque tiene ese aire de superioridad, esa sonrisa velada que nos dice que está tramando algo, que es el más listo de todos, y que hagamos lo que hagamos, él va a ganar. A fin de cuentas, porque logra que nos identifiquemos con el malo de la peli. Y el caso es que si un presidente va a jodernos, preferimos que al menos nos joda con un poco de maldito carisma.


Esa es probablemente la calve de nuestra admiración por los presidentes de ficción. Ese no-sé-qué-qué-sé-yo, llamado carisma. Son personajes magnéticos, inteligentes, y habilidosos. Quizá demasiado románticos para ser reales, pero al menos, hagan lo que hagan, lo harán elegantemente. Sin chapuzas. Hagan lo que hagan, molarán más que la mierda que solemos tener, aunque si somos francos, en ese sentido nunca se lo hemos puesto muy difícil a Hollywood.