El Porno Alternativo De 'Four Chambers' Que No Necesita Degradar Para Ser Bello Y Excitante

Cuando en mi niñez, movida por la curiosidad de saber qué era exactamente y cómo funcionaba eso que los adultos llamaban 'follar', acudí a las muestras que tenía a mi alcance de porno, el tradicional, aquel en el que señores hipermusculados y señoritas hipersiliconadas disfrazadas de enfermeras o secretarias sin cerebro intercambian fluidos sin ton ni son, entré en shock. ¿Eso era el sexo? ¿Tendría que pasar yo por eso si quería convertirme en un ser adulto 'normal'? Las expresiones faciales de las actrices porno que me iba encontrando, búsqueda tras búsqueda, tampoco ayudaban porque no era capaz de descifrar si sentían dolor, asco o satisfacción (o todo a la vez).

Hasta bien entrada en la adolescencia no intenté reconciliarme con el género y cada vez que surgía en una conversación, las palabras 'machismo', 'degradante' y 'patético' salían por mi boca. La curiosidad por ciertos términos enigmáticos, que no me atrevía a preguntar a mis amigos por miedo a sentirme ridícula, me volvió a llevar al gran océano de porno que existe en internet. Entonces, para mi sorpresa, me encontré con vídeos muy diferentes, vídeos porno en los que los actores, las relaciones sexuales, las prácticas, los escenarios e, incluso, el ambiente eran mucho más orgánicos y realistas. Me volví devota y fiel de las producciones de X-Art y Erika Lust. Éstas se convirtieron en el único tipo de erótica que consumía... hasta hace poco.

Recientemente , una buena amiga me recomendó que le echase un vistazo los tráiler de Four Chambers. Con la mirada brillante, muy fija, me dijo que no buscara las películas, que no hacía falta. Me aseguró que iba a "morir de amor" con tan sólo ver un par de avances. Y, efectivamente, tenía toda la razón del mundo. En los vídeos que promocionan las películas eróticas de Four Chambers no sé ve absolutamente nada, no hay elementos explícitos. La luz, las expresiones, el movimiento y el ritmo es suficiente para excitarte y absorberte. Rápidamente te das cuenta de que Four Chambers no hace pornografía: fabrican piezas impresionantes de arte visual. Su medio de expresión es el cine erótico aunque podría ser cualquier otro.

porno erotico mileniales codigo nuevo

La belleza de los clips es impresionante aunque si esperas encontrar porno etéreo y sutil, estás equivocado. Y es que, aunque muchos de los vídeos son protagonizados por Vex Ashley, una especie de ninfa de mirada penetrante, el sexo y la conexión entre los actores es muy real. Se trata de una concepción totalmente inclusiva del porno en la que priman los cuerpos, las fantasías y las situaciones reales frente a lo estereotipado. En Four Chambers podrás encontrar erótica tierna y dulce pero también dura y salvaje, de la mano de unos actores que te van a enamorar: Owen Gray, Stoya, Blath, Courtney...

'Porno inclusivo', 'porno feminista', 'porno alternativo', 'porno independiente'... Es todas esas cosas aunque, sobre todo, es porno humano.