Hay una razón que explica por qué tu perro llora de felicidad al verte

La hormona oxitocina está detrás de ello... igual que de tu satisfacción al verlo tan contento

Tu perro te quiere de verdad. Pero muy en serio. Tanto que, como probablemente alguna vez hayas sospechado, literalmente llora cuando te ve después de estar separadxs un tiempo. Incluso si no es un tiempo excesivamente amplio. Y lo sabemos por una nueva investigación llevada a cabo por científicxs japonesxs. Según apuntan en Gizmodo, medio que se hace eco del estudio, "los investigadores hallaron que los ojos de los perros se llenan de más lágrimas tras reunirse con sus dueñxs que con personas conocidas".

Hay una hormona que tiene mucho que ver

No es casualidad. Al parecer, hay una responsable detrás de este fenómeno: la hormona conocida como oxitocina. En lxs humanxs actúa como un estimulante de la conexión interpersonal. Es la que hace que te quedes tanto tiempo mirando a tu pareja a los ojos. Es la que se libera cuando follas con ella. Es la que aparece en tu cuerpo cuando os abrazáis. Tu perro, según los estudios, no es muy diferente en ese sentido: está enamorado de ti y la oxitocina le lleva a morir de alegría tan pronto como apareces por la puerta.

En palabras de Takefumi Kikusui para este mismo medio, "anteriormente observamos que la oxitocina se libera tanto en los perros como en lxs dueñxs cuando interactúan, por lo que realizamos un experimento de reunión". ¿En qué consistió? En separarlos durante periodos de cinco a siete horas para evaluar la cantidad de agua en los ojos de los primeros una vez se reencontraran. "Las lágrimas de los perros fueron significativamente más abundantes después de que se reunieran" en comparación con otros escenarios.

Se está ganando tu corazoncito

Esto, además, parece haber coevolucionado con lxs humanxs. Una segunda parte del experimento consistió en mostrar a una serie de personas fotografías de perros, algunos de ellos con más lágrimas en los ojos que otros. Y nuevamente los resultados fueron concluyentes: "aquellos perros con más lágrimas fueron calificados más positivamente en promedio, y lxs humanxs informaron querer tocarlos o cuidarlos más" que a los demás. Es decir, que esa sensibilidad de tu perro le viene bien porque se gana tu corazoncito.

Como señalan desde Gizmodo, lxs dueñxs de perros no necesitan que les convenzan de que sus perros les aman y les extrañan, pero ese tipo de investigación puede ayudar a obtener una comprensión más profunda de nuestros mejores amigos y del camino evolutivo que hemos tomado juntos". Al fin y al cabo, tú y tu perro no sois más que la réplica de una relación que viene dándose una y otra vez desde hace entre 10.000 y 40.000 años, según las últimas hipótesis. Su amor hacia ti es inevitable. Seguirá llorando al verte sin importar qué.