Cómo pecar leyendo: 9 libros eróticos para leer solo o en pareja

Parece que ha sido el primero en calentar al personal. El tal Christian Grey, digo. Sí, el de las 50 sombras. Pero de eso nada. Antes del Best Seller que incendió el mercado editorial con capítulos explícitamente eróticos, muchos otros títulos, con sus otros 'Greys', animaron y revolucionaron las mentes de los lectores. Aquí repasamos unos cuantos. Y, atención: esta lista está especialmente indicada para leer en pareja.

El amante de Lady Chatterley, de David H. Lawrence

Es la historia de la desdichada Constanza, Lady Chatterley, casada con un hombre de la alta sociedad que quedó parapléjico durante la guerra. Aunque ya no está enamorada de él, no se atreve a abandonarle, e inicia una relación prohibida con Oliver Mellors, el guardia del coto. Es una de las obras maestras de la literatura erótica, publicada por primera vez en Florencia en 1928 pero censurada hasta 1960.


Historia del ojo, de Georges Bataille

Historia ojo Código Nuevo

También escrita en 1928, se disputa con la anterior el título de 'obra cumbre de la literatura erótica'. La mejor prosa en clave surrealista que relaciona las imágenes que evocan a un ojo, como el huevo, el sol, la tierra, los testículos de un toro… Su protagonista, Simone, transgrede cualquier norma moral relacionada con el sexo. El autor la firmó con un pseudónimo, Lord Auch (literalmente, Lord “a la mierda”), y fue tratada por la crítica como pura pornografía.


El amante, de Marguerite Duras

Novela que narra la historia de una adolescente de origen francés que vive en Indochina con su familia. Allí conocerá a un chino adinerado con el que mantendrá una relación. Tiene muchos tintes autobiográficos, puesto que la autora también tuvo un amante asiático cuando tenía la misma edad de su protagonista. El amante ha sido traducida a 43 idiomas.


Emmanuelle, de Emmanuelle Arsan

La historia de una mujer que se dedica a explorar su propia sexualidad sin cortapisas y sin tabúes publicada en 1959 y tachada de “escandalosa”. El nombre de la autora es sólo un pseudónimo, puesto que la autoría real corresponde a Marayat Rollet-Andriane, una tailandesa casada con un diplomático francés de la UNESCO. El personaje de Emmanuelle alcanzó fama mundial gracias a la adaptación de la novela al cine en 1974.


La vida sexual de Catherine M., de Catherine Millet

La cosa se va complicando: la escritora y crítica de arte francesa Catherine Millet plasmó en 2001 su intensa y azarosa vida sexual, plagada de tríos, orgías de hasta 150 personas, sadomasoquismo… y practicada en cualquier lugar, ya fueran casas de amigos, baños de clubes o aceras.  Todo sin tapujos, sin ningún remordimiento y con un nivel de detalle que puede llegar a hacernos sonrojar.


Las edades de Lulú, de Almudena Grandes

Edades Lulú Código Nuevo

Porque aquí también sabemos hacer literatura erótica. Lulú es una joven de 15 años que queda fascinada por un profesor de universidad amigo de su hermano. Aunque pasará el tiempo y se dará cuenta de que nada es suficiente para ella… Y ahí se queda, que contar más es spoiler. También fue llevada al cine en 1990 por Bigas Luna.


La pasión turca, de Antonio Gala

Más sello español. Gala nos introduce en la vida de Desideria, atrapada en un matrimonio convencional, y del viaje que hace con su marido y un grupo de amigos a Turquía. Allí caerá perdidamente enamorada del guía turístico, Yamam, en el que encontrará su redención. La adaptación al cine está firmada por Vicente Aranda y contó con Ana Belén como protagonista.


La sumisa insumisa, de Rosa Peñasco

Peñasco nos invita a bucear en las turbias aguas del sadomasoquismo acompañados de la protagonista, una joven azotada por la crisis de los 30 que mantiene una relación sado-maso por Internet. En las páginas de este libro se exploran las reglas de extra práctica sexual y se analizan los roles del amo y de esclavo.


El clic, de Milo Manara

Para terminar, un cómic capaz de excitar a hombres y mujeres. Nos cuenta la historia de Claudia Cristiani, una mujer tan atractiva como fría, que es raptada por un científico. En su laboratorio le implantará un extraño dispositivo en el cerebro que, al activarlo por control remoto, al hacer clic sobre el botón de su mando, la vuelve sexualmente insaciable.

¿A que os han entrado repentinamente unas ganas brutales de leer?