Los panaderos que jugaron al futbol contra Hitler sabiendo que ganar significaba morir

Seguramente nunca hayas escuchado el nombre del equipo de fútbol FC Start, básicamente porque no es el club con más Champions, ni más ligas, ni más goles... Pero sí que es el equipo de fútbol más valiente de la historia. Sé que esta frase puede puede sonar exagerada, pero no pensarás así cuando te diga que estos hombres jugaron el llamado 'partido de la muerte', en el que este grupo de panaderos ucranianos (los hombres del FC Start) fueron asesinados por ganar a un conjunto formado por miembros del ejército nazi. Una de las historias más trágicas de este deporte que, en realidad, no termina tan bien como la película que inspiró en 1981, Evasión o Victoria.

no mileniales código nuevo

El 22 de junio de 1941 los nazis invadieron Ucrania como parte de la Operación Barbaroja (que pretendía conquistar la URSS) y, entre muchas otras cosas, acabaron con la liga de fútbol nacional. Un torneo en el que jugaba el Dinamo de Kiev, que por aquel entonces era uno de los mejores equipos de Europa, y sus jugadores tuvieron que exiliarse o buscarse la vida como pudieron y cambiar de profesión.

Todo cambió cuando un panadero de Kiev descubrió que un mendigo que estaba en la calle era Mykola Trusevych, antiguo portero del Dinamo. Al verlo así, le ofreció trabajo en su panadería y se propuso reunir al resto de integrantes del equipo y no paró hasta conseguirlo. En pocos meses había contratado en su panadería a otras 10 leyendas del fútbol ucraniano que estaban refugiadas en el exilio. Así fue como se fundó el FC Start, su propio equipo de fútbol de 'panaderos'. O eso creía la gente, ya que los futbolistas lucían irreconocibles por su estado desaliñado y desnutrido.

Históricamente, el deporte se ha utilizado como herramienta política para generar cohesión e identidad nacional. Y como Hitler ya tenía controlada su invasión en Ucrania, decidió crear una liga de fútbol para tener entretenido al pueblo y evitar revueltas. Pero como en dicha liga solo había equipos afines al régimen, permitieron la inscripción de un equipo ucraniano, obviamente, el FC Start. Pero los ex del Dinamo barrieron a todo rival que se le puso por delante.

Sin desearlo, el equipo de panaderos se convirtió en el espíritu de la resistencia de Ucrania ante el nazismo y los estadios se llenaban para ver a ese equipo de flacuchos que arrollaba, con un fútbol espectacular, a los jugadores de Hitler. Los nazis empezaron a hartarse de los panaderos, así que les convocaron a jugar un partido contra el Flakelf, un equipo formado por militares del III Reich que había ganado todos sus partidos. Sin embargo, los militares también acabaron perdiendo contra el FC Start. El fenómeno ya era imparable, la revolución ucraniana se cocía en un horno de pan.

no mileniales código nuevo

Finalmente la Gestapo descubrió que aquellos panaderos flacuchos eran en realidad antiguos futbolistas del Dinamo de Kiev. Semejante humillación merecía la muerte, pero por miedo a que el pueblo ucraniano se rebelara ante el asesinato deliberado de sus héroes, decidieron ofrecerles la revancha: el partido de la muerte.

El 9 de agosto de 1942, antes de saltar al campo el árbitro ya aviso a los panaderos de que debían dejarse ganar si no querían ser ejecutados. A pesar de esto, los ucranianos salieron ganaron en un partido que supuso un reto al régimen lleno de proezas futbolísticas dignas del propio Messi. En la última jugada del partido, un jugador del FC Start se regateó a todos los rivales nazis y cuando ya solo tenía que empujar el balón hasta la portería, se paró y lanzó al centro del campo, un gesto humillante que terminó de colmar el vaso del orgullo nazi.

Tras el partido de la muerte, los futbolistas del FC Start fueron detenidos, torturados y la mayoría asesinados o destinados a campos de concentración. Pero unos pocos consiguieron sobrevivir para contar esta historia al mundo. La historia de cómo unos panaderos abanderaron la resistencia simbólica de todo un país contra una de las dictaduras más crueles.