La Paliza A Ronda Rousey (Y Su Silencio) Son Una Prueba De La Justicia Divina

Hace apenas dos semanas que los 48 segundos más 'hardcore' que se recuerdan en el Ultimate Fighting Championship (UFC) dejaron al mundo ojiplático. Siguiendo los métodos didácticos del ‘Cara Anchoa’, la brasileña Amanda Nunes le enseñó a la Reina del UFC, Ronda Rousey, el significado literal de la palabra humildad. Un combate que más bien pareció un monólogo y que, después de los millones de memes disparados por los haters de Ronda, ha creado un gran silencio en este negocio multimillonario dirigido por el ‘showman’ Dana White.

¿Debería Ronda asumir que ha perdido su trono y abandonar la UFC? ¿Por qué (una vez más) no se atreve a dar la cara? Como, en este tema, cada hijo de vecino tiene su opinión, hemos decidido consultar a la única española que experimentó en sus propias carnes la sensación de repartir leña (y que le repartan) sobre el octógono del UFC, Irene 'La Niña' Cabello. “Dana White montó la pelea para preparar el regreso triunfal de Ronda, pero le salió mal”, explica esta malagueña de 23 años que tuvo los ovarios de presentarse en el reality ‘The Ultimate Fighter’.

Full fight/ Luta completa

Um vídeo publicado por UFC home | fight MMA house | 🔞 (@homeofufc) em

Aunque su aventura en los EE UU no fue según lo planeado (cayó eliminada ante la veterana Kate Jackson en la primera ronda), Irene aprendió una lección que Ronda parece desconocer: la humildad. Rousey presume constantemente de la medalla de bronce en judo que consiguió en los Juegos de Pekín 2008. “¿Te imaginas que sus rivales olímpicas hubiesen retirado el saludo a Ronda, o le hubiesen insultado? Debería aprender a respetar a sus rivales”,dice esta malagueña que no tolera el ‘trash talking’ que caracteriza a Ronda, ni tampoco su falta total de empatía con las 12 luchadoras que machacó durante su reinado.

“Está recogiendo lo que ha sembrado con su soberbia. Si eres humilde la gente sentirá empatía contigo, si eres una prepotente deberías asumir que cuando caigas estarán todos deseando machacarte”, recuerda Irene. Sin embargo, en este sentido la malagueña estuvo bien asesorada desde sus comienzos por Enrique 'Wasabi' Marín, el primer luchador español que compitió (también sin éxito) el UFC: “Me advirtió de que una vez llegase al UFC todo el mundo querría algo de mí. Que me saldrían amigos en todas partes y podría caer en el grandísimo error de creerme el centro del universo”.

#FearTheReturn #FridayDec30 #rouseyvsnunes #ufc207 Pic by @hansgutknecht

Uma foto publicada por rondarousey (@rondarousey) em

Irene predica con el ejemplo. La sencillez ha sido su tarjeta de presentación al recibirnos en el gimnasio Templum de Barcelona, donde entrena de la mano de los mejores maestros de Brazilian jiu-jitsu(BJJ), kick boxing, muay thay y boxeo. Entre tíos a los que da miedo mirar a los ojos, sobre todo por el diámetro de sus brazos y sus ‘orejas de coliflor’, sus 52 kilos de músculo y sus trenzas rubias no desentonan lo más mínimo. Sabe que todavía tiene mucho tiempo para acumular experiencia, pulir sus defectos y volver a intentarlo en el UFC.

En cuanto al futuro de Ronda, Irene no duda en señalar que “se encuentra rota mentalmente” y que deberá “encontrar la fortaleza” para volver a demostrar los atributos que la hicieron triunfar. Eso sí, la rubia californiana deberá ser consciente de los enormes problemas que su ‘hiperespecialización’ han producido sobre su carrera. “Si fuera Dana White le diría a Ronda que entrenase, aunque sea en secreto, los derribos a las piernas del jiu-jitsu”, confiesa remarcando su escepticismo con las habilidades de Rousey más allá del judo.

“Muchos critican a Conor McGregor (campeón de peso pluma y ligero en la UFC) y lo tachan de simple boxeador, pero la realidad es que es cinturón marrón de BJJ. Me parece que jamás he visto a Ronda con un cinturón que no sea de judo”, critica Irene a la vez que suelta una carcajada al hablar de la técnica de golpeo de Rousey (algo que ya hizo el mismísimo McGregor desatando la furia de la excampeona). “Cuando perdí en el UFC sabía cuales eran mis errores y me puse a trabajar en eso de inmediato. El problema de Ronda es que está totalmente desubicada”, añade.

Respeitem a campeã INDISCUTÍVEL! @amanda_leoa #UFC207

Uma foto publicada por UFC (@ufc_brasil) em

Para Irene, como para la gran mayoría, la salida de Rousey de la UFC será inevitable si no consigue ordenar el cacao mental que debe estar atravesando su mente en estos momentos (la propia norteamericana reconoció que, tras perder el cinturón contra Holly Holm en noviembre de 2015, llegó a plantearse el suicidio). “Personalmente, prefiero mil veces patinar cuando se empieza de abajo a arriba que pegarme el batacazo una vez en la cumbre. No creo que ella esté siendo capaz de digerirlo y por eso permanece en silencio”, reconoce.

Si una cosa está clara para Irene es que la historia de Ronda no es solamente la de la niña mimada de Dana White que luce palmito como actriz secundaria en películas de acción de Hollywood. Sino que el hostión que le propinó Nunes es la metáfora perfecta de como en este ‘fuckin’ universo la ley del karma acaba poniendo a cada uno en su sitio. Puede que la paliza (y los 3 millones de dólares) se la llevase Ronda, pero la lección de humildad la vivieron todos aquellos que, en esa madrugada, se limpiaron las legañas para ver esos míticos 48 segundos.