Así son los nuevos pendientes de Balenciaga: ¿genialidad o tomadura de pelo?

Cuestan casi 200 euros y a primera vista no sabes si son para las orejas o para los pies 

Balenciaga lo ha vuelto a hacer. Ha cogido un elemento muy mundano, de nuestro día a día, y lo ha convertido en una pieza de lujo. Obviamente, dándole una pequeña vuelta y con el sello de la casa. En esta ocasión, no se trata de otra cosa que de unos pendientes. Ahora bien, no son unos pendientes de oro ni con incrustaciones de cristales. No, se trata de unos cordones de zapatos que cuestan la friolera de 195 euros. Eso sí, están atados con un bonito lazo.

No es la primera vez que tenemos la sensación de que la marca española se cachondea de nosotrxs con sus diseños. Hace unos años se hizo viral también la famosa bolsa de cuero azul que la marca lanzó al mercado y que era prácticamente idéntica a la de Ikea, salvo un pequeño detalle. La de Balenciaga costaba más de 2.000 dólares, mientras que la de Ikea (en ese momento) solo costaba 0,99 euros. Al verlo, las redes enloquecieron, sobre todo porque muchxs tenemos una de esas bolsas (la de Ikea) en nuestra casa. Hasta la compañía sueca se sumó a la broma con una publicación donde reivindicaban su modelo, la Frakta, como la original.

Más allá de esa aparente tendencia a convertir objetos ordinarios en productos de moda, tras los nuevos pendientes de Balenciaga también hay la filosofía que muchas marcas de alta costura han adoptado: crear prendas o accesorios económicos para convertir el lujo en algo accesible a todo el mundo. Piezas como pendientes, carteras o botellas de agua que pueden ir de los 50 a los 250 euros. Productos ideales para las personas aspiracionales que ni de cerca podrían gastarse el dinero en las prendas de más de 2.000 o 4.000 mil euros que la marca fabrica. 

Balenciaga ha recibido críticas y alabanzas por igual por este tipo de diseños. ¿Otro highlightfue? El de un bolso que era idéntico a una bolsa de basura y que costaba la friolera de 1.700 euros. Una especie de broma estilística que está haciendo que la marca gane aún más visibilidad en redes y los medios. Podríamos estar ante la clásica estrategia de que da igual, si hablan bien o mal de ti, la cuestión es que hablen. Sea como sea, su último lanzamiento, los pendientes con forma de cordón de zapato, son un accesorio que seguramente veremos en poco tiempo en las calles, pasarelas y feeds de algunxs influencers