Nombres de marcas muy muy fail

De pequeños nos explican de dónde vienen los niños pero no nos cuentan cómo se cuecen los nombres de los productos que más pronunciamos. La creación del naming, propiamente conocido como el arte de darle vida a una marca, es un trabajo complejo que requiere de grandes dosis de insistencia, creatividad y gilipollez humana. Si creías haberlo visto todo, espérate, aún tenemos muchas cosas que contarte.

Follador Nursery School

Cuando veo esto solo puedo pensar en mis aburridos años de guardería aprendiendo los colores. ¿Quién quiere los cuentos de Cenicienta pudiendo aprender a ser un súper follador desde bien pequeño? Este centro milanés tiene muy claro que si algo le falta al mundo es gente que sepa follar bien. Si durante tu vida esto de frungir está siendo tu asignatura pendiente, no lo dudes y adelante con tus retoños. Mira cómo sonríen, aquí nada puede salir mal.


Parque infantil Zorrilandia

Otros que han sabido encontrar su nicho de mercado. Para papás y mamás que quisieron y no pudieron, el primer parque infantil especializado en zorritas dulces llega al mundo, concretamente a Córdoba. Una educación completa, estricta y muy severa para todos aquellos que quieren licenciarse en el arte del zorreo desde bien jovencitos.


Cremas Hijoputa

Si no has tenido algún colega al que amorosamente alguna vez le hayas llamado "hijoputa", has tenido de todo en tu vida menos un colega de verdad. Esta marca asturiana se tomó al pie de la letra aquello de 'hijoputa hay que decirlo más' y le plantó el nombre a su producto con una seguridad aplastante. No es el licor que llevarás a una primera cena con tus suegros, pero sí aquel del que te acordarás siempre.


Que te den por el culo

No contentos con apelar al cabronismo del punto anterior, la misma marca decidió abrir una nueva línea de negocio dirigida hacia otro tipo de público. Esta vez el aguardiente de hierbas "Que te den por el culo", el licor fresquito y potente que le regalarás a tu ex en el próximo San Valentín.


Trattoria l'arcada

Para los del buen comer y luego potar, este restaurante en Girona promete ofrecerte una experiencia única. Bajo el lema -visto en su web- "¿Quieres hacer el loco con nosotros?, intentan introducirte en el amoroso mundo de las náuseas para que sientas que cualquier arcada, por incómoda que sea, ahí siempre va a ser especial.


Galletitas Ano

Yo la verdad es que me imagino de todo menos a mi abuela invitándome a Anos. Aun así, parece que esta empresa de origen danés le tiene un cariño especial a las zonas rectales y ha considerado que Ano es el nombre perfecto para los auténticos biscottes daneses. No ha llegado a España, ni llegará, pero, ¿y lo divertido que sería ofrecer culitos de estos en las fiestas de cumpleaños?


Metro Mamadas

¿Cuántos valientes habrá en Japón cuyas primeras citas hayan tenido lugar en la salida de la parada de metro Mamadas? Es una pregunta importante. Investigaré más sobre estos héroes.

De mayor quiero comer galletitas Ano, decir que estudié en Zorrilandia y celebrar en la residencia mis 90 años con licor "Que te den por culo".