Netflix nos ha convertido en adictos y ahora planea subir sus precios

La plataforma de streming está haciendo pruebas y aumentando los precios paulatinamente para ver hasta cuánto puede apretar a sus clientes mientras otras plataformas se consolidan

Los españoles vemos una media de tres horas de televisión al día y uno de cada tres hogares paga por ver contenidos de televisión.  Como era de esperar, las plataformas de streaming quieren aprovecharlo y, por el momento, Netflix lidera el mercado solo superado por Movistar Plus. Pero, ante la avanzada de plataformas como HBO, Amazon Primer Video y, sobre todo, la llegada de Sky, Netflix necesita asegurar su trozo del pastel. Y tenemos que admitir que nos tiene bastante enganchados. Marca nuestros fines de semana, las conversaciones en la oficina, los momentos que compartimos con pareja o amigos pero también los que pasamos en soledad.

Netflix ha pasado a formar parte de nuestro vocabulario y lo usamos en contraposición a salir de fiesta, ganas de desconectar y sumergirnos en una serie eterna o un lugar para explorar hacia lo desconocido. Pagamos a gusto por la facilidad de encender la tele y tener todo ese contenido. Los más indies lo compensan con suscripciones también a páginas como Filmin y quienes necesitan un detox se dan de baja por un tiempo. Pero a decir verdad, suelen volver.

En este contexto, la plataforma está probando a subir los precios de forma paulatina y para los nuevos usuarios. Por primera vez en casi dos años, el precio de la suscripción aumentó a mediados de enero en Estados Unidos, Alemania y varios países de Latinoamérica, según explica el diario Expansión, y en otros lados Netflix está haciendo pruebas para ver cómo puede ir subiendo la cuota. En Italia, por ejemplo, las nuevas suscripciones ya son más caras que las de los usuarios que están ya suscritos y en España acabamos de detectar un encarecimiento de 2 a 4 euros dependiendo de la modalidad del abono.

Por pasos. La suscripción para una persona sola, la "Básica", se queda igual que estaba en 2015, cuando la compañía llegó a España. Esta modalidad no permite ni ver los contenidos en HD ni 4K. La opción "Estándar", la que te permite usar la misma cuenta dos pantallas de forma simultánea, costará 12,99 euros (dos euros más) y da HD pero no 4K. La suscripción "Premium" es para cuatro personas, con HD y 4K y pasa de 13,99 a 17,99 euros. Y, finalmente, la modalidad ultra, algo así como la "supersuscripción" desaparecerá porque sus beneficios (básicamente, calidad de imagen) han ido quedando integrados en la anterior.

Expansión

Pero ojo, no todo el mundo va a ver esos cambios. A nosotros, por ejemplo, nos salen los precios como estaban hasta ahora. Y esta es la estrategia de la empresa. "Estamos probando precios ligeramente diferentes para comprender mejor cómo los miembros valoran Netflix", dijo la compañía al diario Expansión: "No todos verán esta prueba y es posible que nunca apliquemos estos específicos precios más allá de ella. Nuestro objetivo es garantizar que Netflix siempre tenga una excelente relación calidad-precio".

De hecho, hace tiempo que Netflix ha dejado de ser una mera plataforma de distribución a una gran productora de cine y series. Solo el año pasado, invirtió 8.000 millones de dólares en realizar contenido propio y su estrategia no es solo comerle terreno a la tele tradicional, sino también al cine. Está claro que la plataforma ha producido cambios en nuestras vidas, que no todos consideran positivos, pero a la que nos sumamos la mayoría, especialmente los jóvenes. La guerra entre empresas ha empezado, pero todo apunta a que la lucha no va por una bajada de precios, pero, ¿hasta cuánto estamos dispuestos a pagar por este servicio?. Los experimentos que está haciendo Netflix con nosotrxs seguro que darán con la respuesta.