‘Mustang’: El Grito De Revolución De Las Vírgenes Suicidas De Turquía

Si eres capaz de volver a sentir que tienes entre 12 y 16 años recordarás las ganas inmensas que tenías de salir, de ver mundo, de explorar cosas nuevas, incluyendo el sexo. Pero imagina que un día, de repente, te dicen que no puedes sentir esas cosas y ponen a las flamantes ventanas de tu casa, unas rejas literales que te aíslan del mundo exterior. Al mismo tiempo, empiezan a enseñarte a ser esposa, pero una esposa de las de antaño (que por desgracia, siguen existiendo). Tienes que servir, hacer las tareas de la casa, guardar sumisión a los hombres y casarte como muy tarde a los 16 años.

mustang, virgenes suicidas, película, codigo nuevo

Aunque en Occidente se hayan conseguido bastantes avances en torno a los derechos de la mujer, no hay que olvidar que aún queda mucho por hacer y que en gran parte del mundo, sigue estando subyugada al hombre. En el caso de la película Mustang, el escenario elegido es Turquía, país natal de su directora Deniz Gamze Ergüven, concretamente en un pequeño pueblo rural donde éstos progresos aún están en camino.

Por eso mismo, la directora ha realizado esta película: para cambiar lo que su generación ha permitido hasta ahora. “Quise dar a la película un aire mítico, convertir a mis personajes en superheroínas llenas de coraje, inteligencia y perseverancia. Porque lo que ellas hacen es lo que muchas mujeres soñábamos con hacer en su misma situación”, dice en una entrevista a El Periódico.

mustang, virgenes suicidas, película, codigo nuevo

Mustang son 5 hermanas huérfanas: Sonay, Selma, Ece, Nur y Lale. Mustang son 5 mujeres de edades comprendidas entre los 12 y 16 años, que se enfrentan a la incapacidad de la sociedad turca para percibirlas como algo más que objetos sexuales. Por la simple condición de ser mujer son precipitadas a matrimonios pactados, a la coartación de su libertad y a ser exhibidas como pedazos "únicos" de carne en venta. Y lo más importante para la sociedad, guardar su bien más preciado: la virginidad. Para ello son encerradas hasta que alguien les pida matrimonio, lo que arroja a las jóvenes a hacer cualquier cosa ante ese negro futuro. Como bien dice una de las hermanas: “Nos despellejarán vivas, pero al menos ocurrirá algo”.

Aunque en 1999, Sofía Copolla, en su película Las vírgenes suicidas, ya tratara un tema similar en una esfera cultural distinta, Mustang aporta nuevas realidades con su película. La espontaneidad de sus actrices noveles muestra a la perfección el egoísmo del ser humano y a la vez, la necesidad de unión entre ellas. También descifra con cierta poesía, algo que sigue siendo un misterio para los hombres, el mundo privado de las mujeres.

mustang, virgenes suicidas, película, codigo nuevo

Mustang, la ópera prima que ha conseguido conmover al mundo, en definitiva es un cruce constante de emociones contrapuestas. Es una crítica social y un retrato alentador de la adolescencia. Desata la ira y a la vez la esperanza. Refleja la belleza y la vitalidad de la juventud versus la mente putrefacta de los adultos adoctrinados. Consigue tratar en profundidad el drama sin renunciar a momentos cómicos y a una fotografía cálida llena de luz en una cárcel inhumana. Pero lo más importante: pone en el mismo punto de mira al hombre y a la mujer. Los dos son cómplices de lo que ocurre y ninguno hace nada para remediarlo. El consentimiento puede ser peor incluso que el acto. Mustang alcanza a mostrarnos que, casos como el de su protagonista Lale, son necesarios para continuar el largo y duro camino que aún queda por hacer.