Todo el mundo está hablando de 'In a Heartbeat', el corto con un emocionante final

Un breve corto de cuatro minutos, sin diálogos y casi sin personajes. No hacen falta. Una pareja protagonista, acompañada únicamente por la música. Y unos cuantos secundarios que tan solo enturbian la estampa por unos segundos. In a Heartbeat ha logrado arrancar el aplauso general por su sencillez, su ternura, su contundencia y su emocionante final feliz. Es la historia de Sherwin y de Jonathan, dos alumnos de un colegio de primaria. Dos preadolescentes. Dos niños sin, todavía, demasiadas preocupaciones. Dos jóvenes que están despertando al amor. Y que terminan haciéndolo juntos. Porque ambos son homosexuales, y ambos tendrán que enfrentarse a las miradas castigadoras de sus otros compañeros.

En poco más de 48 horas, casi diez millones de personas han caído rendidas ante la historia de puro amor adolescente. Todos han visto cómo el corazón de Sherwin, cándido y desbocado, se lanza con pasión desmedida hacia Jonathan, aunque su dueño se esfuerce por evitarlo. Lo intenta porque cree que debe luchar contra sus sentimientos o, al menos, ocultarlos. Sabe que sus compañeros de colegio le mirarán con incredulidad, que censurarán su actitud, que se mofarán de sus sentimientos. Pero no puede evitarlo. Él está enamorado de otro chico y la fuerza de su corazón es imposible de controlar, lanzando un mensaje de autoaceptación a todos los niños y jóvenes que luchan por identificarse LGTB.

Beth David y Esteban Bravo, alumnos del Ringling College of Art and Design de Florida, son sus creadores. Iniciaron su proyecto en 2015, cuando organizaron una campaña de crowfunding para recaudar los 3.000 dólares necesarios para plasmar su idea en imágenes. Ni ellos mismos esperaban una respuesta tan increíble: en pocos meses, recibieron más de 14.000 dólares, unos 11.800 euros, y el empuje necesario para multiplicar su ilusión por contar la historia de Sherwin y Jonathan. Hoy, su corto es ya una realidad y, tras arrancar la ovación de festivales internacionales como el CineFest de Los Ángeles y el LGTBQ Short Film Festival, se puede disfrutar en YouTube. Así que, si todavía no lo has visto, aquí lo tienes. Prepárate para emocionarte.