‘Múltiple’, cuando dentro de ti conviven 23 personalidades que luchan por salir

Me llamo Kevin y dentro de mí conviven veintitrés personalidades. Puede que eso suene bien, pero imagina el caos, imagina la angustia, imagina cómo es que todas ellas luchen dentro de mí y contra mí. Para prevalecer, para salir al exterior a decir su opinión, para tomar las decisiones, para imponerse. Cada una de ellas tiene su propia voz, su carácter, sus sueños y sus capacidades. Algunas no quieren lo mismo que yo. Algunas, de hecho, quieren lo contrario. A veces les caigo bien, otras quieren hacerme desaparecer. Todas son yo (de hecho, son tan yo como yo), pero están en conflicto conmigo.

Estar dentro de la cabeza de alguien con personalidad múltiple es como esperar en un salón poblado. Vas viviendo tu vida como mejor sabes y, de repente, pasa algo ahí fuera que hace que otro de tus yos se levante del sofá para hacerse cargo de la situación. Es en ese momento cuando uno puede sentir que le agarran por dentro y le absorben para volver a ese salón. Y, mientras otra personalidad conduce, tú debes esperar tu turno...

o pelear para volver a controlar tu vida.

Así es Múltiple, la nueva película de M. Night Shyamalan que se estrena el viernes 27 de enero, un thriller protagonizado por Kevin (James McAvoy), un joven que ha fragmentado su yo en una veintena de trozos, y su psiquiatra, la doctora Fletcher (Betty Buckley), que quiere ayudarle a convivir con ellas. Algunas de las personalidades más conflictivas de Kevin llevan a cabo un plan y lo obligan a raptar a tres adolescentes (Anya Taylor-Joy, Haley Lu Richardson y Jessica Sula). Kevin tendrá que pelear para no ser engullido por un yo todavía desconocido (la bestia) que pugna por salir y someterle, mientras las chicas, lideradas por Casey (Anya Taylor-Joy), intentan convencer a las personalidades más amables para que les ayuden a escapar.

multiple codigo nuevo

Kevin sufre de una condición que solía llamarse "trastorno de personalidad múltiple", y que hoy en día se denomina trastorno de la personalidad disociativo. Este síndrome, sobre el cual Shyamalan se estuvo documentando profusamente mientras ideaba el argumento de la obra, suele gestarse en la infancia y, por lo general, se produce como respuesta a un abuso continuado. Es decir, el niño pasa mucho tiempo en una situación traumática y, como defensa, su cerebro se 'rompe' para generar una personalidad distinta que sobrelleve la situación de dolor.

La personalidad primaria (host) queda protegida y las secundarias (alter) sirven para gestionar situaciones difíciles. El trastorno de personalidad disociativo suele reaparecer en la juventud, cuando van surgiendo diferentes personalidades para hacer frente a nuevas situaciones de exigencia y cada una tiene su forma de ser y su vida aparte de las demás. Por ejemplo, si al host le produce mucho estrés estudiar francés y se crea un alter que se haga cargo de eso, esa personalidad podría hablar el idioma de forma fluida aunque él no entendiera ni una palabra.

multiple codigo nuevo

En el caso de Kevin, su cerebro ha creado 23 alter. Entre ellos están Barry, un aspirante a diseñador de moda; Dennis, un obsesivo-compulsivo; Hedwig, un niño de nueve años de edad, y Patricia, una mujer autoritaria. Algunos alter son conscientes de la existencia de otros (Patricia o Hedwig hablan sobre otra personalidad "peligrosa" para calmar o asustar a las chicas). En Múltiple, igual que en varios casos documentados por la psicología, algunos alter se conocen entre sí y tienen una opinión de cómo son unos y otros, pero el host no tiene por qué ser consciente de que hay más personalidades dentro de él.

multiple codigo nuevo

Dentro de Kevin hay una batalla. Al intentar protegerlo de una situación traumática, su mente se fragmentó para hacerse más fuerte pero, ahora, amenaza con hacerle desaparecer. Pero, claro, ¿por qué él tiene más derecho a habitar su cuerpo que sus otras personalidades? Shyamalan parte de las incógnitas que genera el trastorno de identidad disociativo (la capacidad del cerebro para modificar la química corporal, los límites de la identidad, la complejidad de la psique humana) para construir un thriller con un reparto excepcional que apuesta por un argumento poderoso en lugar de por el efecto especial.

Y, por todo esto, cada uno de mis yos tiene un motivo para ir a verla.