Midnight Gospel son los tripis de la cuarentena

Necesitamos desconectar no solo de la realidad, sino también de la monotonía de estar en casa, por esto esta serie de Netflix ha llegado para salvarnos

El otro día soñé que me metían un virus al cerebro a través de un cable USB. También he soñado que organizaba un viaje familiar a las islas Marshall o que hacía una escala en Nueva York para ir a hacer escala en Rio de Janeiro para finalmente llegar a Nueva York. La cuarentena la llevo bastante bien, pero a la que puede, mi cerebro empieza a levitar y desaparece de mi alcance. Exactamente como cuando tomas drogas: la famosa evasión.

Y en medio de todo este delirio, aparece Midnight Gospel, una serie que tal como si fuera un tripi, es un gran viaje enmarcado en la más absoluta normalidad (cuando tienes una viaje en ácidos, vives una absoluta aventura sin moverte en el sofá, igual que cuando ves esta nueva genialidad de Netflix). El principio es sencillo, como el de Las tres mellizas o Doraemon.

El protagonista, un reportero de podcasts bastante hippie y con pinta de duende llamado Clancy Gilroy, que vive en una dimensión llamada "El lazo cromático", empieza cada capítulo buscando uno de los mundos posibles en su simulador de universos y, cuando ha decidido su destino del día, ahí que se va, con su grabadora, para hacer un reportaje de lo que se encuentra en el planeta simulado. Todo muy profundo, pese a la aparente ligereza y enfundado en una ilustración preciosa.

A partir de ahí, puedes esperarte lo que sea, desde una manifestación anti-marihuana en medio de un apocalipsis zombie hasta perros discutiendo sobre el concepto de la muerte o un barco de geometría no euclidiana habitado por gatos. Los fans de Hora de aventuras, que vieron encandilados sus capítulos locos entre el 2010 y el 2018, esperaban con ansias este nuevo delirio de su creador, Pendleton Ward (junto con el comediante Duncan Trussell). Los que no la habíamos visto, ahora tenemos una serie más para apurar en esta cuarentena de días monótonos y repetitivos.

Los personajes que se encuentra Gilroy están basados en el podcast real de Trussell, The Duncan Trussell Family Hour, donde hace entrevistas a personajes de la actualidad como Natasha Leggero (presentadora de MTV), Damien Echols (uno de "Los tres de Memphis", condenados en la adolescencia en 1994 por la muerte de tres niños en Arkansas) o Will Oldham (un cantautor estadounidense).

Los personajes aparecen de manera aleatoria y sin explicaciones, combinados sin lógica aparente y encarnados en absurdos protagonistas de un mundo onírico-surrealista-cuántico que llega a engrosar una ya tradición de nuevas series de animación para adultos que incluye desde Rick y Morty (que vuelve ya el mes que viene) y a Bojack Horseman pasando por Bertie y Tuca o la misma Hora de aventuras. Hay que estar preparadxs para no acabar de entender a los personajes, pero eso está bien. A veces, todo se trata de salir a buscar un helado. Lo que pasa entre que tomas esa decisión y vuelves a casa lamiendo una paleta dulce con forma de unicornio es solo cuestión de azar.

CN