Los mensajes ocultos dentro del nuevo single de Taylor Swift

Taylor Swift lo ha vuelto a hacer. Siempre hemos sabido que le encanta usar sus canciones para escribir mensajitos de amor a sus novios (o pullitas rencorosas cuando ya no lo son). Taylor era la reina del '¿rompemos? pues te mando a la mierda en mi single y me hago rica con él', hasta que llegó Beyoncé y volcó su supuesta infidelidad en un disco entero y le quitó el trono. Pero con su último single Look what you make me do —escrito y cantado con muy mala leche— ha puesto las cosas en su sitio lanzando un mensaje directo a todos los que la han criticado últimamente. En unas pocas horas, el tema ya era trending tópic y número uno en reproducciones en todo el mundo.

La canción parece dedicada especialmente para Kanye West, Kim Kardashian y Katy Perry, con quienes ha tenido enfrentamientos por diferentes motivos . Algunos medios estadounidenses y el ejército de Twitter han analizado en profundidad la letra, que ataca presuntamente al rapero y a su mujer y a otros de sus 'archienemigos' del mundo de la música. “No me gustan tus pequeños juegos / No me gusta tu escenario inclinado”  le dice a Kanye (que usaba un escenario suspendido en el aire en su última gira) y con quien mantiene una rivalidad desde 2009, cuando West decidió interrumpir el discurso que Swift estaba dando en los MTV Video Music Awards para decir que el premio lo merecía Beyoncé y no ella.

Aquello solo fue el comienzo de una 'batalla' de insultos (Kanye la llamó 'esa zorra' en su último disco Famous) que ya está durando años y en la que se ha involucrado también la mujer del rapero. Aunque no se mencione directamente a nadie por su nombre, según dicen varias revistas de música estadounidenses, la letra estaría llena de advertencias para West y Perry y el éxito de la propia canción será su venganza: "Cariño, me levanté de entre los muertos, lo hago todo el tiempo" / "En todo lo que pienso es en el karma. Pero una cosa es segura, tal vez tengo lo mío, pero tú tendrás lo tuyo", dice Swift. 

Incluso el título de la canción parece ser una pullita a Kanye West: "me he matado a mí misma, mira lo que me has hecho hacer". Ya no es la que era pero es mucho más fuerte, le dice en el vídeo animado que ha publicado a la espera del videoclip oficial, y donde se puede ver a un dibujo de la propia Taylor cogiendo un teléfono y diciendo: "La vieja Taylor no puede atender el teléfono ahora mismo. ¿Por qué? Porque está muerta". Una escena que simbolizaría la famosa llamada que, según contaron Kanye West y su mujer, le hizo a Swift el año pasado para pedirle 'permiso', o avisarla, de que iba a insultarla en una de las canciones de su disco, algo que ella ha negado siempre que sucediera.

Después de tanto tirarse tuits y canciones con indirectas muy directas tanto con West como con la cantante Katy Perry, con quien también ha discutido por motivos profesionales y personales, Taylor parecía haberse retirado del mundo. Así que, harta del acoso público, había borrado todo el contenido de sus redes sociales hasta hace unos días. La cantante empezó a subir vídeos de nuevo a su perfil de Instagram en los que se ven partes de una serpiente, algo que la han llamado en más de una ocasión, que también aparece en el vídeo del single, aunque habrá que esperar para ver el videoclip en el que aparezca ella mandando a todo el mundo a la mierda bien de frente.